Columnistas

La ‘curiosity’ de la raza humana

Hoy hablaremos de la pasión del hombre por despejar todas las incógnitas que el universo encierra

La Razón / José Gramunt de Moragas

00:02 / 29 de agosto de 2012

Hoy hablaremos de cosas serias. Tan serias como la pasión del género humano por despejar todas las incógnitas que el universo encierra. Porque, a pesar que la ciencia avanzó a grandes zancadas, especialmente en el último siglo, no obstante quedan por descubrir infinidad de misterios.

El 21 de julio de 1969 el astronauta Neil Armstrong fue el primer hombre que pisó la Luna. Según el mismo Armstrong, el paseo lunar fue “un pequeño paso para el hombre, pero un gran salto para la humanidad”. Y para los EEUU fue la toma de posesión de la Luna. Hazaña científica, pero también de estratégica militar.

El 25 de agosto fallecía Neil Armstrong a sus 82 años, después de una cirugía cardíaca. “Michelle y yo estamos profundamente apenados, al conocer el fallecimiento de Neil Armstrong”, decía el presidente Obama. El mandatario norteamericano también proclamó que el astronauta “está entre los más grandes héroes americanos”. Pues bien, después del fallecimiento del primer hombre que pisó la Luna, la ciencia y la tecnología lograron poner sus pies en el planeta Marte (“amartizó” es el nuevo verbo). La hazaña fue bautizada con un nombre sumamente acertado: Curiosity. La curiosidad que aguijonea al hombre de todos los tiempos por conocer más y mejor la obra del Creador. Uno de los principales objetivos de esta nueva expedición espacial es saber si Marte tiene capacidad pasada y presente de alojar vida. Todavía más ambicioso: quiere cerciorarse si ese planeta ofrece las condiciones para la habitabilidad humana.

Permítanme ahora una breve digresión, por demás conocida: unas pocas menciones a la epopeya de Cristóbal Colón. Empecemos recordando que el experimentado navegante ya sabía mucho de lo que había al oriente del océano Atlántico. Por de pronto, conocía el régimen de los vientos alisios que debían hinchar las velas, rumbo oriente-occidente.

Con el fin de aprovechar al máximo esos vientos, mandó izar en los mástiles de sus pesadas carabelas las velas cuadradas y no las velas latinas, que habitualmente utilizaban otras naves de menor envergadura. Y, por encima de todo, encontrar tierra. A partir del descubrimiento, el mundo cambió sensiblemente. Mientras las artes florecían con esplendor inusitado, la ciencia se enriquecía con los nuevos conocimientos, fruto de la investigación empírica. Era el Renacimiento, cuyas obras admiramos hasta nuestros días.

Tan importantes fueron aquellos acontecimientos en los que la vieja Europa salía de la Edad Media que los historiadores decidieron llamar a los nuevos tiempos Edad Moderna. Una vez actualizados estos recuerdos, me confirmo en que la raza humana es curiosa. Tengo la impresión de que, más ambiciosos que el Curiosity son algunos políticos que ya han establecido por su cuenta y riesgo que van a quedarse en el gobierno los próximos 30 años. Yo mismo siento una justificada curiosidad por saber cómo se van a comportar.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia