Columnistas

La depredación humana y las inundaciones

Las principales regiones afectadas por las inundaciones corresponden a las zonas colonizadas

La Razón (Edición Impresa) / Esteban Ticona Alejo

00:00 / 15 de febrero de 2014

Los últimos días vivimos tremendas inundaciones en casi todo el país, a excepción del Chaco, que aún tiene sequía relativa, pero en la Amazonía y en la entrada a los Yungas corren millones de litros de agua. En los ocho años de gobierno del presidente Evo Morales, las inundaciones nunca faltaron; pero las de este año, con efectos devastadores, parecen no tener precedentes.

Hoy, casi todos estamos preocupados y lo mínimo que se puede hacer es brindar ayuda humanitaria; pero, ¿qué hacer después de que pasen las inundaciones? Y, ¿por qué tanta lluvia? Está clara la respuesta, se debe principalmente al factor depredador del ser humano sobre la naturaleza, pues si uno hace un mapeo geográfico, puede darse cuenta de que las principales regiones afectadas son las zonas colonizadas de manera externa e interna. También se puede observar que la mano de los colonizadores fue tan dura en su intervención que terminó arrasando con nuestros bosques.

Es una pena ver cómo está el gran territorio de la civilización hidroagrícola del Moxos, pues a estos pueblos se les hizo olvidar su gran sabiduría del manejo tecnológico de las terrazas, que les permitía controlar las inundaciones hace muchos años, y hoy parte de esas tierras están en manos de ganaderos, madereros y “colonizadores kollas” que lo único que han hecho es destruir el bosque, cambiar el curso de los ríos; incluso los centros urbanos se asentaron en lugares frágiles y vulnerables, por lo que hoy sufren los grandes embates del exceso de agua.

¿Qué hacer hacia adelante? Creo que hay que apostar por la solución estructural, que no se da reconstruyendo o dando una nueva casita a los afectados en los mismos lugares, pues eso es seguir mintiendo al problema de fondo y seguir exponiendo a otras inundaciones venideras y quizás mayores. Una posible solución es apostar por revertir esa práctica humana depredadora y recuperar la tecnología del control de las inundaciones, lo cual supone apostar por formas tecnológicas del manejo de las aguas de las lluvias. Además, urge la reubicación de las comunidades y los centros urbanos. Estas tareas no serán sencillas, puesto que las políticas del Estado Plurinacional, los gobiernos departamentales, las municipales y los ciudadanos colonizadores, siguen apostando por la modernización y el desarrollo capitalista depredador de la Amazonía, por ejemplo, con la construcción de nuevas carreteras, expandir  nuevos asentamientos humanos o abrir más fronteras agrícolas o ganaderas.

En estos días difíciles se constata nuevamente la miseria mental de los ganaderos y otros sectores “productivos”, que no cuentan con seguro para su producción, o con comportamientos patronales como la del gobernador del Beni (Carmelo Lens), quien al parecer está acostumbrado a administrar el dinero del pueblo como suyo, es decir, tener dinero contante supuestamente para ayudar sin demora a los damnificados. Además, sería bueno que quienes llevan adelante la “Agenda patriótica 2025” tomen en cuenta estas catástrofes y a los “fenómenos naturales” provocados por las personas, ya que de nada servirá tener el espíritu humano de erradicar la pobreza, si esas personas posiblemente queden sepultadas en el futuro por otros “fenómenos naturales”, como consecuencia del cambio climático.

Wali t’aqhiwa khaysa ch’umi markachirinakatakixa, jallur phusarañasa sarxañapatakixa janikiwa yaqataxiti.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia