Columnistas

El desarrollo de hoy

La vida urbana de las grandes metrópolis concentra hoy lo mejor y lo peor de nuestras sociedades

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

03:48 / 05 de febrero de 2015

Hasta mediados del siglo XXI el mundo contará estimativamente con 10.000 millones de habitantes. Las ciudades irán creciendo hasta convertirse en megaciudades por el crecimiento poblacional acelerado y la motivación de transformarse en centros de gran economía, base fundamental para ese expectante desarrollo. Con ello aparecerán cambios irrefutables en la ciudadanía, la cual no está dispuesta a renunciar a todo legado histórico y menos a la originalidad de su existencia personal frente a las fuerzas aplastantes de esa realidad. Esto porque no acepta el convertirse en un número más.

Ese desesperante interés de su conservación como individualidad pensante nació en el siglo XVIII, cuando el habitante comenzó a desligarse de ciertos vínculos tradicionales como por ejemplo lo excesivo de la religión o la moral, para luego en el siglo XIX proclamar frente a los deseos libertarios el carácter único e irremplazable de todo individuo.

En el siglo XX se fue desarrollando el conocimiento especializado, la técnica y la tecnología, entre otros. Una nueva realidad que se tradujo en los trascendentales cambios del vivir cotidiano de la población y el crecimiento de las ciudades. Así, la identidad centrada y la flotante ansiedad colectiva de evolución de la vida urbana parece haber encontrado en el siglo XXI nuevas transformaciones.

Ciertos críticos urbanos afirman que los tiempos actuales ya denotan una ruptura con la modernidad, sin embargo otros aseguran que el presente no es otra cosa que una apoteosis convulsiva de la modernización.

Dos visiones de la realidad actual de ciertas metrópolis que están definidas como tales no solo por sus dimensiones o los millones de habitantes con los que cuentan, sino esencialmente por la intención de su conversión en nodos de la economía global monetaria. Cabe recordar que hoy representan el centro del poder político global donde se concentra la tecnología de la información, otra manera de lidiar con la capacidad simbólica de su desarrollo.

¿Y qué significa ello para las otras ciudades? Una imagen ideal de futuro y, lo más importante, una realidad que está siendo capaz de conducir a una profunda transformación de la estructura espacial urbana. Es así como las enormes metrópolis hoy constituyen el fenómeno urbano de mayor relevancia de este siglo denominado tiempo sin medida. Lo desmedido, empero, radica en su vida urbana, que se ha convertido en un receptáculo en el que inmensos sectores de la población luchan por sobrevivir y hoy concentran lo mejor y lo peor de nuestras sociedades.

En los últimos años La Paz ingresó a la era del área de la computación con el ensamblado de computadoras, un potencial que debiera ser ampliado y proyectado para un mayor acceso a esos medios de innovación y fuente de riqueza. Ciertamente el mirar al futuro promete un presente no exento de utopías.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia