Columnistas

Lo dije antes del FMI

En las Memorias del BCB se puede constatar un continuo sometimiento a los lineamientos del FMI.

La Razón (Edición Impresa) / Oswaldo Quelali

00:11 / 13 de enero de 2017

El Dr. Juan Antonio Morales (JAM), expresidente del Banco Central de Bolivia (BCB), comentó el reciente informe del Artículo IV publicado por el Fondo Monetario Internacional (FMI). Éste documento realiza una evaluación de la economía boliviana en 2016 y perspectivas. Con la misma alegría del niño de los zapatitos nuevos, al que hace mención en su reciente artículo de prensa, el señor Morales celebra sus coincidencias con el análisis de FMI.

Una lectura general de los informes del FMI para los diferentes países de la región permite apreciar que las “amabilidades de rigor” no son tan protocolares como sostiene el Dr. Morales. Al contrario, aparte de Bolivia, los elogios solo fueron para los casos de Colombia, Chile, Perú y Uruguay, países que se caracterizan por su inclinación promercado.   

El expresidente del BCB también resalta del informe que el crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) disminuirá y se estabilizaría en torno al 3,5%. Sin embargo, se olvida identificar otro aspecto mucho más relevante, pese a que las proyecciones del FMI han subestimado el crecimiento de Bolivia en los últimos 11 años, el hecho de que estas mismas proyecciones sitúan al país como el segundo con más alto crecimiento en los próximos cinco años, después de Colombia.  

El Dr. Morales y el FMI vuelven a insistir sobre la importancia de la independencia del Banco Central de Bolivia. ¿Pero será que alguna vez el BCB fue independiente? Si nos remontamos a octubre de 2002, a pedido del expresidente Gonzalo Sánchez de Lozada, el mismo Dr. Morales (entonces presidente del BCB) revocó la modificación de la política cambiaria que pensaba implementar, siendo éste un ejemplo tácito de que el BCB nunca fue autónomo. El tema puntual no concuerda con lo que hizo el Dr. Morales.

Así también, en las Memorias del BCB se puede constatar un continuo sometimiento de la autoridad monetaria a los lineamientos del FMI para dar cumplimiento al famoso Acuerdo Stand By, en especial durante el periodo 1997-2005. En otras palabras, el FMI establecía las metas monetarias y fiscales para Bolivia; y me imagino que las autoridades del Banco Central no tenían objeciones, por lo que hacían importantes esfuerzos para dar cumplimiento a las metas acordadas.  

Inmerso estaba, en el conjunto de ajustes macroeconómicos requeridos por el FMI, la política de un tipo de cambio flexible y menores créditos al sector público. Respecto a este último aspecto, me pregunto si antes de conceder créditos de liquidez al TGN para financiar los sueldos y salarios se realizaba un estudio sobre la situación de la productividad laboral.   

Entonces, por lo mencionado anteriormente no sorprende entender las amplias coincidencias de recomendaciones de política entre la exautoridad monetaria y el informe del FMI.

Es economista, funcionario del Ministerio de Economía y Finanzas Públicas.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia