Columnistas

Más que dinero

Ese despojo de pobreza debe ser acompañado por una mejor educación y la internalización de valores

La Razón (Edición Impresa) / Lucía Sauma

02:09 / 31 de marzo de 2016

Crecen las ciudades; aumenta el número de pobladores; se ensancha la franja de mujeres y hombres que elevan su estatus, números van y vienen; las estadísticas nos guiñan desde los informes, los planes, los infogramas; y las cifras nos relatan la vida desde sus propias interpretaciones, las que frecuentemente no entendemos hasta que alguien las traduce y en forma simple nos cuenta que en Bolivia 1,7 millones de personas migraron a la clase media, 15% debido a las políticas del Gobierno nacional (bonos y programas) y el 84% por las ofertas del mercado laboral.

Los números se transforman en imágenes. Parte de ese 1,7 millones es el hombre que en el trayecto del minibús contesta el celular inteligente y con elocuencia asegura a quien le llamó que irá a limpiar las cajas del baño por la tarde si acepta la cotización que le pasó por mensaje; la señora que vende el pan recién horneado en su auto comprado de tercera mano con crédito bancario, que conduce su hijo; el joven que llegó del campo y con entusiasmo aceptó ser ayudante de albañil en uno de los cientos de edificios en construcción, y ahora cada sábado al mediodía recibe su jornal semanal y lo guarda en el mismo bolsillo del peine húmedo.

En el informe de desarrollo humano de Bolivia, elaborado por el PNUD, hay una “cifra equilibrista”, la que nos dice que hay un 17% de clase media vulnerable, que camina en la cuerda floja, intentando pasar de la pobreza a la estabilidad. La solución para estas personas está en fortalecer su capacitación en conocimientos y destrezas que les permitan acceder a trabajos de calidad para garantizar su estadía social.

Ese despojo de pobreza, ese arribo a una situación de mejora económica, aún no está siendo acompañado por un avance en la educación, en el conocimiento y ejercicio de una conducta ciudadana, en la construcción y práctica de valores humanos. Es posible que una parte de la población haya superado la pobreza material, pero está muy lejos de la erradicación de la pobreza social y la pobreza espiritual, ambas enunciadas en el Plan de Desarrollo Económico y Social 2016-2020 del Gobierno, donde se prevé que para erradicar la pobreza social es necesario “fortalecer y recuperar valores y prácticas comunitarias, fortalecer la identidad plurinacional, combatir el racismo, la discriminación, y la violencia contra las mujeres”.

Una sociedad no está bien si vive asustada por los crímenes, los robos, la violencia que se desperdiga por sus calles, sus instituciones y sus casas. No está bien cuando no hay dinero para comprar un libro, pero abunda para pagar botellas de alcohol. Hace falta más que dinero para que las clases medias sean estables, solventemente educadas y moralmente decentes.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia