Columnistas

Sobre el editorial del 22 de octubre

La Razón / Erika Apaza - Asesora de Comunicación de Unidad Nacional (UN) / La Paz

11:35 / 04 de noviembre de 2013

@ Sra. Claudia Benavente, directora de La Razón, el martes 22 de octubre, en el editorial del periódico que usted dirige, bajo el título de ¿Guerra sucia? alude al líder de Unidad Nacional, Samuel Doria Medina, acusándolo injustamente de no presentar la denuncia, ante el Ministerio Público, sobre la hipercorrupción en el gobierno de Evo Morales. Adjunto a esta nota la información divulgada por la Agencia de Noticias Fides, el 21 de octubre, que daba cuenta del viaje de la diputada Elizabeth Reyes  hasta la Capital para la presentación de los documentos correspondientes ante la Fiscalía General del Estado. La información fue proporcionada en presencia de distintos medios de comunicación social.

Por esta razón nos causa enorme extrañeza que su equipo de periodistas no haya tenido conocimiento de esta información o teniéndola, el editorialista haya faltado a la verdad. También le recuerdo que el 15 de octubre la misma documentación, presentada al Ministerio Público, fue entregada por la diputada Reyes a la Contraloría y al Ministerio de Transparencia.

Apunta reiteradamente, al referido editorial, que los líderes opositores han iniciado prematuramente la campaña presidencial, cuando es de conocimiento general que el único partido político que ha presentado oficialmente sus candidatos y se halla en plena campaña es el Movimiento Al Socialismo, partido al que, sugestivamente, no se ha referido en todo el editorial. Confiada en que tomará en cuenta este reclamo y rectificará la situación, me despido de usted atentamente.

NdD. La diputada Reyes presentó formalmente la denuncia sobre el presunto sobreprecio en obras estatales el 22 de octubre, el mismo día en que fue publicado el editorial cuestionado. Por tanto, esta información no estaba disponible cuando fue escrito, de allí la falta que se reclama. Respecto a la supuesta omisión del partido de Gobierno (MAS) en el texto, cabe señalar que en varias ocasiones se hace referencia a la participación del presidente Morales en esta prematura campaña electoral. A continuación copiamos el editorial para que los lectores saquen sus propias conclusiones.

¿Guerra sucia?

Es evidente que el proselitismo con miras a las elecciones de 2014 comenzó de manera prematura. A un año de los comicios, las principales fuerzas políticas y potenciales candidatos ya están en campaña, tanto en medios masivos como en espacios públicos. Pero lo más preocupante son aparentes atisbos de guerra sucia, que podrían dar la tónica de un agitado proceso electoral. Como ya hemos señalado en este espacio, tanto el candidato del oficialismo en busca de su nueva reelección como los tres principales líderes de las fuerzas opositoras, de manera más o menos declarada o encubierta, iniciaron acciones de campaña e incluso de propaganda en medios. Lo hicieron pese a que la legislación establece que la campaña electoral se inicia el momento de la convocatoria, esto es, 150 días antes del día de la votación.

Los atisbos de guerra sucia parecen percibirse tanto en denuncias como en acusaciones. El intercambio ha sido fluido en los últimos días. Veamos algunos ejemplos: Doria Medina habla de sobreprecios en obras (esto es, delitos), pero extrañamente no presenta denuncia ante el Ministerio Público. Evo Morales le dice al jefe del MSM que no hizo nada durante la “guerra del gas” por sus nexos con el gonismo y acusa de separatista a Costas. Del Granado replica diciendo que en octubre de 2003 Evo estuvo de vacaciones y Costas le desafía a debatir. Y así.

Además de las conferencias de prensa y las declaraciones públicas difundidas como información por los diferentes medios, las fuerzas políticas en contienda recurren también a piezas de “propaganda” en televisión, tanto desde el Estado en diferentes niveles (Gobierno central, Gobernación de Santa Cruz, Alcaldía de La Paz), como desde algunas empresas privadas (Soboce en especial). Y eso que la norma habilita la propaganda electoral en medios apenas 30 días antes de los comicios.

Ha sido evidente también la realización de campaña mediante el pegado de carteles y afiches. El MSM, por ejemplo, salió interpelando la diferencia “con miedo” versus “sin miedo”. La respuesta oficial fue inmediata: “hay gonistas con miedo y gonistas sin miedo”. Y ni qué decir de la guerra sucia en las redes sociales, donde como sabemos no es posible ninguna regulación y hay lugar para un amplio despliegue de creatividad, pero también de agresión e insulto anónimos.

¿Qué hacer? Si la orientación e intensidad de las campañas continúan como en las últimas semanas, a las bolivianas y bolivianos nos espera un penoso proceso electoral donde sobrarán ataques y habrá ausencia de propuestas. Por ello bien harían todas las fuerzas políticas y candidaturas en realizar sin más demora un compromiso público de cara a la ciudadanía garantizando mejor información y más debate programático, y ninguna guerra sucia, sea directa o indirecta, por mano propia o brocha oscura.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia