Columnistas

Cuando el elefante hace olas

Los inversores siguen preocupados por China, que está mostrando signos de inestabilidad.

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro A. Tagliavini

06:37 / 24 de agosto de 2015

Más que por la caída de los precios del petróleo, la fortaleza del dólar, la agitación en Grecia o un alza en las tasas de la Reserva Federal de Estados Unidos (Fed), los inversores siguen preocupados por China, que está mostrando ciertos signos de inestabilidad (no con una, sino tres burbujas: inmobiliaria, financiera y bursátil); y con semejante tamaño (la segunda economía mundial), sus vaivenes crean olas grandes. El país conmocionó al mundo al devaluar su moneda varias veces —totalizando cerca del 5% respecto del dólar norteamericano— para intentar revertir una desaceleración económica más severa de lo esperado: hoy crece al 7% anual, lo más bajo en 25 años, mientras que las exportaciones cayeron en 8,6% interanual en julio.

China también es el mayor consumidor de materias primas como el petróleo y el cobre, las cuales se han hundido en las últimas semanas. Su desaceleración está poniendo presión a la baja sobre los precios al punto que la inflación mayorista ha disminuido durante 41 meses consecutivos hasta julio. Y esta deflación podría extenderse a otros países. De hecho, ya ha provocado que los precios de las materias primas como los metales y el petróleo disminuyan. Si los signos de deflación emergieran en EEUU, la Fed podría retrasar sus planes para elevar las tasas de interés.

El Banco Popular de China (PBOC) seguirá manteniendo fijo el tipo de cambio del yuan, pero permitirá que fluctúe un 2% diario en ambos sentidos (revaluación o devaluación) respecto al cierre del día anterior. En teoría, esta medida fomentará que el mercado guíe de una forma más eficiente —supuestamente más libre— la evolución de la divisa china, pero en la práctica el tipo de cambio seguirá controlado por el Gobierno, el mayor poseedor de reservas de divisas del mundo.

El PBOC ha anunciado, después de realizar tres devaluaciones, que compró otras tres toneladas de oro en julio. Según los analistas, es previsible que realice adquisiciones adicionales en los próximos meses. Las reservas oficiales de China ascienden ya a 1.677 toneladas de oro, aunque algunos desconfían y las sitúan cerca de las 2.000 toneladas. Esta tendencia compradora del país le permite en la práctica influir en la cotización de la onza de oro en el mercado. Además, podría deshacerse de parte de este stock del metal precioso si la burbuja de crecimiento del PIB finalmente se pincha, como consecuencia del ritmo exportador de esta economía.

En particular con América Latina, la relación comercial se multiplicó por más de 20 en una década: alcanzó en 2013 los $us 261.000 millones, frente a los 12.000 millones de 2002. Así, China se transformó en el segundo socio comercial de la región, solo detrás de EEUU. Según el Instituto de Gobernanza Económica Global de la Universidad de Boston, el gigante asiático otorgó $us 102.000 millones en préstamos a América Latina entre 2005 y 2013.

En el caso particular de Argentina, el Gobierno tiene reservas monetarias muy bajas, y de ellas nada menos que 8.500 millones de yuanes. Así, por cada punto que se devalúa la moneda china, el Gobierno argentino pierde $us 85 millones. La situación de Venezuela es más complicada, dada la caída en los precios del petróleo y del oro, provocada —irónicamente— por su aliado político, China, ya que el país caribeño obtiene cerca del 95% de sus ingresos gracias a las exportaciones de petróleo y posee el 68% de sus reservas internacionales en ese metal precioso.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia