Columnistas

Ellas

En ‘Ellas’, Binoche se luce explorando  la complejidad de una mujer en diversas fases de una crisis

La Razón / Ana Rebeca Prada

00:13 / 24 de abril de 2013

La directora polaca Malgorzata Szumowska consigue una actuación realmente fuera de serie de Juliette Binoche en Ellas (2011). En este film la diva se luce explorando la complejidad de una mujer en diversas fases de una crisis de fondo. La más importante de todas: la que la enfrenta a su propio deseo.

Anne es escritora de artículos de investigación para Elle, famosa revista francesa. Pero también está a cargo de la casa: un bello departamento, de gente acomodada. Vive con un guapo y elegante marido (Patrick) y dos hijos varones. El mayor, un adolescente en violenta rebelión contra los padres, es tal vez uno de los termómetros más evidentes del magma que bulle debajo de la dermis ilusoriamente normal de estas vidas. El pequeño, adicto a los juegos de computadora, aún vive indiferente a las complicaciones de la vida adulta.

Anne está escribiendo sobre jóvenes de clase media que pagan sus estudios y lujitos con la prostitución, rompiendo la imagen de ésta como actividad que sólo ocurriera en los bajos fondos. Su investigación requiere que ella realice entrevistas extensas. En los primeros encuentros con dos muchachas que aceptan dar sus testimonios, se puede ver en ella la usual objetividad y distancia con el que trabajan los periodistas, los investigadores. Las muchachas la llevan —mediante la descripción de su doble vida— al detalle de los encuentros, al tipo de hombres que las buscan, a las pequeñas y no tan pequeñas violencias y humillaciones a las que a veces se exponen, pero también a los placeres y tristezas.

Poco a poco, Anne comienza a ser tocada por estas historias, y a ceder a un llamado a abrirse, a reír, a beber y comer, a bailar.

De pronto se abre una fisura en la dermis adormecida, aparentemente controlada de la vida de Anne. Obviamente ese mundo al borde, al límite; ese temerario secreto, ese peligro en que viven sus entrevistadas, irrumpe en su propia vida de manera devastadora. Pero también lo hace el que algunos de los clientes sean hombres un poco como su marido: el tema rebota, pues, a mujeres como ella misma. La relación con Patrick comienza a mostrarse menos normal. Se revela una distancia tal vez ya irreversible entre ellos —distancia negada en bien de la adormecida comodidad del día a día—.

La erupción del volcán viene con una cena con gente del trabajo de Patrick, momentos después que ella descubre que él consume pornografía, poco después de confirmar su propia profunda insatisfacción. Claramente la complejidad del mundo del deseo, de la sexualidad, cuyas problemáticas son enterradas en el foso de lo cotidiano y la burguesa normalidad, remueven cuando emergen cosas muy hondas y apuntan al límite dramático de las instituciones sociales admitidas y no admitidas en que se han organizado la vida y los amores.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia