Columnistas

Por el embudo

La vida y la muerte no siempre pasan por un tubo. Es más frecuente que pasen por el embudo, como en Senkata.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

01:13 / 21 de diciembre de 2019

Las lágrimas saltan sin control mientras dicen al micrófono una mezcla de dolor y bronca. Cuentan cómo le mataron al hijo, cómo se enteraron de la desgracia, cómo lo echan de menos, cómo le hace falta. Cada drama se multiplica por 10 en Senkata, barrio de El Alto que el 19 de noviembre fue asediado por decenas de policías y militares, carros de asalto, dos helicópteros y el sobrevuelo de dos o tres viejos aviones caza con los cuales la Fuerza Aérea busca infundir terror. El Ministro de Defensa de inmediato justificó la masacre. Dijo que los revoltosos y los muertos eran adictos, borrachos, delincuentes.

Un mes después volví a la capilla San Francisco de Asís en Senkata, donde se practicó la autopsia a varios de los caídos. La capilla fue el lugar del velatorio. Un mes después confirmé que el señor ministro está mal informado. Casi todos son jóvenes de hogares humildes que volvían o iban a su trabajo. Gente de bien, casados, con hijos, con madre y familia que aún no pueden creer que además de matarlos se los insulte.

Antes eran personas con vida y rutina comunes. Ahora, además del dolor, son víctimas de papeleos, del vuélvase mañana, de estafas de abogados, de largas esperas y reuniones. Los familiares de los muertos acumularon deudas; y peor los heridos, los detenidos y sus familias. Además, se dicen perseguidos, amedrentados por policías de uniforme y de civil que les sugieren dejar las cosas como están. Cuentan los heridos que los amenazan con detenerlos y algunos médicos, con no darles el certificado legal.

El Gobierno aprobó un decreto para recompensar con Bs 50.000 a la familia de los fallecidos y compensar los gastos médicos de los heridos. La mayoría lo considera un insulto. En el proyecto de Ley de Derechos y Garantías, patrocinado por los pacificadores internacionales (incluido un experto en negociaciones enviado por las Naciones Unidas), se plantea “un monto adecuado” de indemnización y atención en servicios médicos públicos y privados “en las mejores condiciones posibles”. Quienes se creen promotores y triunfadores de los recientes sucesos políticos realizan una campaña contra esa ley, a la que mentirosamente la han desfigurado con el adjetivo de “impunidad”.

Mientras eso ocurre con las víctimas, ya corre en la Asamblea Legislativa un proyecto de ley para compensar a la Policía con la nivelación de sueldos y jubilaciones con los militares (el castrense es el único sector del país que se jubila con el 100% del total ganado, el resto, con un tercio o menos). También está en ciernes un decreto para que los militares se rearmen y puedan enfrentar en mejores condiciones a un supuesto terrorismo. Pero antes, los miembros de ambas instituciones del orden actuaron en Senkata y otros lugares, amparados por un decreto supremo que los eximía de responsabilidad en las labores de represión.

Senkata no queda lejos. Está en el Distrito 8 de El Alto. Y como en otras partes, incluso la vida y la muerte no siempre pasan por un tubo. Es más frecuente que pasen por el embudo.

* Periodista.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
17 18 19 20 21 22 23
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia