Columnistas

Hubo error, no delito

Dos de esos medios deberían admitir que malinterpretaron las declaraciones y así evitar un falso debate

La Razón / Rubén D. Atahuichi López

00:29 / 11 de septiembre de 2012

Supe de parte de una autoridad del Gobierno que el presidente Evo Morales está más molesto que antes con los periodistas y con los medios de comunicación. Dice que siempre le malinterpretan y que le están buscando algún lapsus verbal para hacerle trizas después.

Que vanos fueron los intentos de algunos de sus colaboradores de, por ejemplo, convencerlo de propiciar un proceso de imprenta y no uno por vía ordinaria —como es lógico— contra los tres medios de información que —en su criterio— le cambiaron el sentido de sus palabras, cuando sólo quiso decir que en el oriente hay mejores condiciones de sobrevivencia que en el altiplano. Que puede entender las críticas, pero no que le tergiversen…

Según la fuente, por eso impulsó los juicios por vía ordinaria contra la agencia de noticias ANF, Página Siete y El Diario. Dice que lo confrontaron innecesariamente con una región, al punto de ser calificado de discriminador contra Santa Cruz.

Lo cierto es que Morales no dijo que los cruceños son flojos, versión que primero corrió en las redes minutos después de sus declaraciones en Tiwanaku, el 15 de agosto. A ver, de nuevo lo textual: “En el oriente boliviano todo el año se produce, sólo por falta de voluntad podemos no tener alimentos. En el altiplano es diferente; si hay helada, lluvia o granizada, no hay alimentos. Pero en el oriente sólo por flojos podemos hambrear”.

“Evo acusa de ‘flojos’ a los habitantes del oriente” (Página Siete); “Evo dice que el oriental es flojo y le critican por discriminador” (El Diario) y “Evo dice que si se hambrea en el oriente es por ‘flojera’” (ANF) fueron los titulares en cuestión. Ya dije que de los tres, el más acertado fue el de ANF, agencia que, no obstante, fue sindicada inicialmente de alterar las palabras de Morales.

Si bien el Gobierno se equivoca al apelar a la vía ordinaria para el proceso, que a mi juicio no va a prosperar, estoy convencido de que dos de esos medios deberían admitir que malinterpretaron las declaraciones y así evitar un falso debate. Es normal hacer un mea culpa en nuestro oficio…

Sin embargo, al considerar que a casi un mes de la pulseta no hay rectificación posible, debo creer a un colega de vasta experiencia que me dijo que en estos casos lo que escriben o no los medios pasa a segundo plano, lo que prima es la libertad de expresión y la defensa de ésta a como dé lugar. Y el como da lugar es una actuación corporativa ante el problema.

Me explico: hasta ahora, ninguna organización de gremios y medios ha considerado que, al menos, los diarios han incurrido en un error de titulación. Al contrario, lo que hicieron es contraponerse a la posición política con un debate ajeno al asunto, como pretender interpretaciones sobre el concepto de flojo y flojera, con el uso del diccionario de la Real Academia de la Lengua Española o la posición sobre eso de parte de la Academia Boliviana de la Lengua. Así, todavía no hay sentido crítico o de autorregulación.

Más allá de eso, lo que me ocupa es la titulación, que si bien debería ser equilibrada y lo más cercana posible a la realidad, usualmente cae en la subjetividad o la mala interpretación. Dirán que en los casos de marras los medios sólo transcribieron las palabras de Morales y que el Gobierno argumente que hubo “incitación al racismo”… Pero, sin el afán de parafrasear a cierto político de antes, en esto hubo error, no delito.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia