Columnistas

Los errores se pagan

Los movimientos sociales no han asumido la responsabilidad política del proceso de cambio

La Razón (Edición Impresa) / Julieta Paredes

00:00 / 26 de julio de 2015

Después de la derrota sufrida por los movimientos sociales en La Paz en las elecciones subnacionales, hubo gente que decía que no pasó nada, que en realidad hasta se había ganado o mantenido la presencia del instrumento político en todo el país.

Nosotras dijimos que hace rato que los movimientos y las organizaciones sociales ponían en peligro el proceso de cambio al no asumir la responsabilidad política del proceso, dejando en manos de burócratas y autoridades del Gobierno las decisiones, las propuestas y los planes, que deben salir como exigencia de las organizaciones y movimientos sociales.

La denuncia y la lucha contra el racismo y el neoliberalismo, último hijito del capitalismo, han sido posibles desde el planteamiento de la identidad como un posicionamiento desde la memoria larga de las luchas sociales y las propuestas anticoloniales, anticapitalistas y antipatriarcales que fuimos creando. Pero en vez de continuar esta claridad revolucionaria hoy se ha fortalecido el imaginario social con la invención racista y desclasada de una supuesta clase media, hijas e hijos del pueblo que hoy fortalecen a la derecha, burguesa y colonialista.

No fue posible pararnos ante el mundo sin la recuperación de nuestra identidad de pueblo originario y nuestra identidad de clase, pero por falta de formación política y un dedicarse a la administración del Estado se fue perdiendo ese impulso, hasta que hoy se habla de una clase media compuesta por blanqueados y desclasados dispuestos a explotar, abusar, discriminar y empezar la carrera para ser burgués, carrera que ciertamente nunca lograrán, ni siquiera podrán inscribirse en tal competencia.

La derecha y el manejo de sus intereses nunca van a dormir ni se van a conformar, se dieron cuenta de que quemaron una batalla al plantear desde el oriente y desde Tarija la llamada media luna; entonces los derrotamos. Sin embargo, al poco tiempo desarrollaron otra estrategia: el ingreso al MAS, ya que no pudieron vencer al partido oficialista, se unieron a él, y empezaron a destrozarlo por dentro. Por otro lado, concibieron la estrategia de que el separatismo debería venir por el occidente desde el Comité Cívico Potosinista (Comcipo) y su consigna de un Potosí federal. Por cierto, la derecha contó y fomentó el machismo, el arribismo, el autoritarismo, la corrupción y la traición de algunos de los dirigentes de las organizaciones sociales.

Los errores se pagan y hoy tenemos un gran problema cuya base es justa, por el empobrecimiento de Potosí, como fue justa la reivindicación de las hermanas y hermanos del Territorio Indígena Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS); pero no podemos entregar estas luchas a la derecha angurrienta, racista, machista y patriarcal. Los dirigentes del TIPNIS se vendieron a la derecha y hoy es claro para todo mundo que fueron usados, así como también que los dirigentes de Comcipo también se vendieron a la derecha y no les interesan las soluciones, les interesa el desgaste. ¿Por qué, como organizaciones sociales, hemos dejado que se llegue a este punto de peligro para un proceso de cambio que es histórico y es para todo nuestro pueblo?

Es feminista comunitaria.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia