Columnistas

Una estirpe familiar

Todo este bagaje cultural nos viene del amor que se tuvieron Leónidas y Raquel, nuestros abuelos

La Razón (Edición Impresa) / Homero Carvalho Oliva

00:00 / 23 de abril de 2015

Durante el lanzamiento del Décimo Festival Internacional de Teatro de Santa Cruz, mi hermano Bolívar Carvalho, vicepresidente de la Asociación Pro Arte y Cultura (APAC), presentó oficialmente el programa oficial. Mientras lo hacía, un amigo me preguntó si era casual que dos hermanos estén ligados al mundo de la cultura, y yo le respondí que lo nuestro venía en los genes. Le conté que hace una década, Arnaldo Lijerón Casanovas, reconocido intelectual beniano, había escrito un extenso ensayo sobre la relación entre mi familia y la cultura. En el texto habla de mi padre, Antonio Carvalho Urey, historiador, periodista, poeta y narrador; quien fue el intelectual más reconocido del Beni, autor de una docena de libros, entre los que se desataca Pedro Ignacio Muiba, el héroe, una investigación histórica que demostró que los indígenas moxeños participaron activamente en la lucha por la emancipación de la patria.

Asimismo, Arnaldo cuenta sobre Ruber Carvalho, hermano de Antonio, pintor, poeta, narrador, periodista y destacado columnista de varios periódicos nacionales. Ruber se ha ganado un merecido prestigio, tanto por sus románticos poemarios como por sus novelas y ha sido subsecretario de cultura y oficial mayor de cultura de Santa Cruz.

Bolívar trabajó desde muy joven en la biblioteca municipal de Santa Cruz, luego en la Casa de la Cultura Raúl Otero Reiche, y desde hace años, en su calidad de gestor cultural, colabora con la APAC, que es la institución que realiza los grandes festivales de música barroca y renacentista, el de teatro y otros. Antonio, otro hermano, es rector de la UTEPSA, y de joven escribió poemas que fueron publicados en un libro conjunto con mi padre. Desde la universidad apoya proyectos artísticos y culturales. Valia Carvalho, hija de Ruber, es una destacada artista plástica que, junto con Juan Bustillos y Ejti Stih, crearon la Manzana Uno, ejemplo de gestión cultural. En mi caso, modestia aparte, además de gestor y de escribir, he sido director de la Biblioteca del Congreso Nacional, oficial mayor de cultura de las ciudades de La Paz y de Santa Cruz de la Sierra y, en la actualidad, presido la Fundación Cultural del Banco Central de Bolivia.

Luego viene una tercera generación, la de nuestros hijos. De las hijas de Bolívar y Claudia, Ixiana es artesana y Flavia y Belén son medallistas de gimnasia artística olímpica. Antonio y Soya tienen a Raquelita, Agustín, Francisco y Josué, los tres son músicos y algunos escriben. La pequeña Sol Victoria, hija de mi hermano Álvaro y Karina, se perfila como una nueva artista. Yo soy muy afortunado de tener a Brisa Estefanía, hija de Melba, quien es una maravillosa artesana; y a Luis Antonio y a Carmen Lucía, hijos de Carmen. Luis Antonio es dueño de una editorial que publica a autores jóvenes, labor por la que obtuvo un premio internacional, y Carmen Lucía es violinista y escritora, sus textos ya se publican en revistas del extranjero. Todo este bagaje cultural nos viene del amor que se tuvieron Leónidas y Raquel, nuestros abuelos, maestros de escuela allá en mi pueblo, Santa Ana del Yacuma.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia