Columnistas

Ya se fabrica una nueva ‘verdad’

Los ricos deben haber descubierto otro planeta al que se mudarán antes  de reventar la Tierra.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:18 / 10 de junio de 2017

Los destructores del medio ambiente han pasado a la ofensiva. Ya circula en las redes un video “científico”, de 75 minutos, que “demuestra” que el cambio climático es una mentira. Lo mismo predica el empresario y presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien ha retirado a la potencia más poderosa y segunda mayor contaminadora del mundo del Acuerdo de París (suscrito en diciembre de 2015 y que se propone limitar el aumento de la temperatura promedio del planeta en menos de 2 grados centígrados, pero ante la catástrofe que eso significaría para muchas islas, ha recomendado limitar el aumento de temperatura a 1,5 grados). Algunos científicos de una universidad boliviana deben estar celebrando, porque hace años predican que el cambio climático es una pavada y que el Chacaltaya perdió su nieve porque en la época de quema, desde los Yungas llegan cenizas negras que se asientan sobre el cerro, y como lo negro concentra calor, ahí está la explicación.

Una de las arremetidas recientes viene de las poderosas empresas petroleras, principales causantes del calentamiento global. Exxon Mobil y Saudi Aramco han logrado incluir a sus empleados de alto nivel en el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC), para que influyan desde allí en los informes oficiales que ahora pondrán en duda o simplemente negarán el cambio climático.

El IPCC, explica la experta Silvia Ribeiro, es un panel de expertos científicos creado en 1988 por la Organización Meteorológica Mundial y el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente. Es la referencia científica para las negociaciones internacionales sobre cambio climático.

La ofensiva de los contaminadores llega un poco tarde en todos los sentidos. La primera Cumbre de la Tierra o Conferencia de Naciones Unidas sobre Medio Ambiente y Desarrollo se realizó en junio de 1972 en Estocolmo. Quiere decir que el problema ya venía de lejos, por lo que el organismo mundial decidió advertir sobre la gravedad del tema, con una cumbre mundial, hace 45 años. Y de ahí en adelante no ha cesado.

A estas alturas, las más benévolas predicciones de los científicos se van cumpliendo antes de tiempo: deshielo de casquetes polares, lo que provoca aumento del nivel del mar; las temperaturas y los periodos de lluvias se han visto alterados, afectando a la agricultura; aumenta la desertificación de los suelos, y los cambios en las estaciones afectan a la migración de las aves, la reproducción de los seres vivos, y un largo etcétera de consecuencias.

El Banco Mundial ha informado que la contaminación atmosférica, sobre todo por la combustión de hidrocarburos (volvemos a las petroleras), se ha convertido en el cuarto factor de deceso prematuro en el mundo y provocó pérdidas de 225.000 millones de dólares en 2013. Y agrega que ese año, el aire contaminado mató a 2.9 millones de personas.

Los ricos, el 0,1% de la humanidad (incluido el empresario Trump, los ejecutivos de las petroleras y algunos científicos que son catedráticos en Bolivia), deben haber descubierto otro planeta al que se mudarán antes de reventar la Tierra. Es lo único que puede explicar su insistencia y sus millonarias inversiones para negar lo que está a la vista.

Son los mismos, es la misma fábrica de mentiras que, en la política, pone y saca gobiernos a punta de titulares de prensa y mensajes de texto. El objetivo final es el mismo, el saqueo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia