Columnistas

Cuatro falacias de la deuda pública

Para medir la capacidad de pago de la economía, es necesario el uso de un indicador de solvencia

La Razón (Edición Impresa) / Oswaldo Quelali

00:00 / 08 de octubre de 2014

A pocos días de las elecciones, la cúpula de analistas que representan a los partidos conservadores del país trata de posicionar un supuesto sobreendeudamiento público, mayor endeudamiento externo y mala gestión de la deuda pública, con un claro tinte político. Con el ánimo de esclarecer estas visiones sesgadas de la realidad, pongo en evidencia ante usted,  amable lector, cuatro grandes mentiras sobre esta temática para su reflexión.

Un primer error en su análisis es interpretar el aumento del saldo de la deuda pública en términos nominales como un aumento del endeudamiento de la economía. Para medir la capacidad de pago de la economía, es necesario el uso de un indicador de solvencia, por ejemplo el ratio deuda pública/PIB. Durante el periodo 2000-2005, el promedio de la deuda pública del TGN/PIB fue de 74,65%, porcentaje muy superior al promedio de 34,7% en el periodo 2006-2013. En este sentido, el nivel de solvencia del país mejoró en el último periodo.

Respecto al énfasis que se da a la deuda externa del sector público, si bien esta tuvo un crecimiento de 60% entre 2006 y 2013, es decir, pasó de $us 3.285 millones a 5.262 millones, un adecuado análisis debería también considerar no solo la acumulación de pasivos, sino también de activos. En efecto, si tomamos en cuenta el mismo periodo, las reservas internacionales (RIN) se incrementaron 354%, pasando de $us 3.178 millones a 14.430 millones. Por tanto, la capacidad de atender los compromisos externos medidos por la relación Deuda Externa/RIN bajó de 289% en 2005 a 36% en la gestión 2013.

Una tercera mentira que se quiere posicionar es que los bolivianos tenemos una deuda per cápita de $us 1.100. Al respecto, no se puede dejar pasar por alto que el PIB per cápita llegó en 2013 a $us 3.074, lo cual implica que existe un margen de poco más de $us 2.000 entre los recursos que se contrataron como deuda y los ingresos que los respaldan.

Finalmente, una cuarta falacia que se debe esclarecer es que la gestión de la deuda no se debe evaluar en función al cambio del saldo neto de deuda total. La gestión de la deuda tiene un concepto mucho más amplio relacionado con las condiciones de financiamiento, menores riesgos, mayores plazos de emisión y mejoras en la calificación de riesgo. En este sentido, una medida para diagnosticar del endeudamiento público es la comparación de la razón Deuda Pública/PIB respecto a los umbrales establecidos internacionalmente (Tratado de Maastricht 60%, CAN 50% y Mercosur 40%), pues en  2013 Bolivia registró un indicador de 34,7%, lo cual señala que estamos en mejores condiciones de endeudamiento.

Si bien la actual política de transparencia pone a disposición de la sociedad mayor información sobre la evolución de la deuda pública, eso no significa que se deba hacer un mal uso de las mismas,  como se deja en evidencia en la presente nota por ciertos analistas pretendiendo mostrar ilusorias realidades. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia