Columnistas

El falaz arte de denostar

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

00:35 / 02 de febrero de 2016

Puedes engañar a todo el mundo algún tiempo. Puedes engañar a algunos todo el tiempo. Pero no puedes engañar a todo el mundo todo el tiempo” (Abraham Lincoln, 1809-1865).  El 21 de febrero los electores bolivianos ejercerán la voluntad popular para aceptar o denegar la modificación del artículo 168 de la Constitución Política del Estado para posibilitar una nueva reelección (repostulación) del binomio gobernante. Pero este acto de democracia directa previo se ha ensuciado a través de propagarse mentiras —bulos— y denigrar individuos y posiciones, atentando contra la soberanía del voto.

Por redes sociales, medios masivos o rumores, partidarios de ambas opciones han utilizado argumentos falaces (propaganda negra) o denuestos (propaganda gris), olvidando que la verdad es siempre el mejor argumento para conseguir adhesiones estables en el tiempo porque, como dijo el poeta griego Sófocles (495 a.C-406 a.C.), “una mentira nunca vive hasta hacerse vieja”. Ejemplos fehacientes de esta actitud desde ambas posiciones han sido la falsa factura de un corte de cabello presidencial; la difusión de antiguas declaraciones del expresidente Carlos Mesa Gisbert como actuales; la media verdad, que se convierte en mentira completa, de cómo el aumento de las facturas de electricidad en Argentina está dirigido contra los pobres; y la “denuncia” del presunto guía de los opositores a la repostulación, entre muchos otros.

En las redes se viralizó una factura por Bs 1.400 de un presunto corte de cabello de Evo Morales Ayma. Propaganda negra, presto se demostró su falsedad: fue clonada de otra real, y puede convertirse en boomerang de quien la originó, porque constituye un delito tributario.

Propaganda gris fue el posteo de una nota del periódico Los Tiempos sobre declaraciones del expresidente Mesa en España denunciando una proyección autoritaria del gobierno de Morales. Enseguida se demostró que el posteo (sin fecha) era de una publicación… de cinco años atrás.

Propaganda gris fue lo utilizado en Bolivia sobre el “tarifazo eléctrico” en Argentina para argumentar lo que sucedería si no se aprueba la repostulación: es cierto que la elevación llega a 300% y más en el Gran Buenos Aires (en el resto del país siempre se pagó más) para los que consuman sobre 300 Kwh, pero se ocultó que incluye una tarifa social para sectores de bajos ingresos (jubilados, beneficiarios de programas sociales y discapacitados), estímulos al bajo consumo (costo “cero” para hogares que utilicen menos de 150 Kwh), y que el cálculo del mayor incremento será menor a lo que se paga hoy por Tv cable o internet. La necesidad de eliminar elevados subsidios (en Argentina la electricidad llegó a costar el 10% de Chile o Uruguay) que eran imposibles de mantener por el Estado (cerca del 4% del PIB, herencia del populismo K) fue tergiversada como un “atentado a la población y una muestra del capitalismo feroz”. Huelgan las connotaciones.

Y propaganda negra es el maniqueísmo de etiquetar toda oposición a la repostulación como dirigida por Carlos Sánchez Berzaín desde EEUU. La madurez democrática de cualquier sociedad es un proceso dilatado en el tiempo, de construcción colectiva de instituciones sólidas a través del empoderamiento ciudadano, asentado en el respeto del derecho de cada uno a expresarse libremente, incluso si se discrepa con esa opinión, y en el ejercicio transparente de la verdad.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia