Columnistas

La geopolítica boliviana del GLP

De ser deficitario en GLP, Bolivia busca  ser un país exportador e industrializador de ese carburante

La Razón / Álvaro Arnez Prado

00:45 / 01 de junio de 2012

La integración energética regional analiza una amplia gama de recursos disponibles para generar desarrollo dentro de los países que la comprenden. En la actualidad, las exportaciones de gas natural de Bolivia a Brasil y Argentina establecen un vínculo económico, lo que influye de manera directa en la política internacional y la generación de bloques (tomando en cuenta la magnitud económica de cada uno de los países socios). Adicionalmente, una muestra de la importancia de las exportaciones es que éstas repercuten positivamente en un 40% en la economía nacional.

El Gas Licuado de Petróleo (GLP, mezcla de propano y butano) al ser considerado un energético limpio y de alto poder calorífico (21300 Btu/lb) resulta una alternativa deseada por varias industrias químicas como materia prima o como energético. En términos de corto plazo, Bolivia plantea la estrategia de pasar de ser un país deficitario en la producción de GLP a ser un país exportador e industrializador del mencionado carburante. En la actualidad se produce en plantas de procesamiento alrededor de 684 TM/día, y en refinerías 245 TM/día. El consumo actual dentro del territorio nacional, dependiendo de la temporada, es de 1035 TM/día, necesitándose una importación de 106 TM/día.

Los primeros días de junio del presente año, como producto de los trabajos de adecuación en la planta de Vuelta Grande se obtendrán 20 TM/día; y con la entrada de un compresor en esa misma instalación en septiembre se obtendrán otras 20 TM/día, dando un total de 40 TM/día para reducir el déficit de consumo interno.

Los proyectos que solucionarán por completo el déficit de GLP en el país y le otorgarán un peso específico en las alternativas de exportación e industrialización son las plantas de Río Grande y Gran Chaco, que juntas producirán 2608 TM/día. La  puesta en marcha de la planta separadora de Río Grande está programada para el segundo semestre de 2013; y la de Gran Chaco, el segundo semestre de 2014. Ambas permitirán encaminar proyectos de exportación como el de Urupabol y responder al interés de compra expuesto por Brasil. Cabe resaltar que ante la venta de un energético con las características del GLP la apertura de otros mercados estratégicos es una opción importante.

Dentro de la industrialización, a través de un craqueo, el GLP puede ser separado en sus moléculas básicas, y por ende utilizarse el metano para un proyecto de metanol y el etileno para el abastecimiento a la planta de Polietileno en Tarija. Nada de lo antes mencionado es posible sin el impulso a la exploración y explotación de reservas hidrocarburíferas en el país de manera sistemática y sostenida, tal cual fue expuesto en el II Congreso de YPFB Gas y Petróleo en Santa Cruz.

Para finalizar, es importante resaltar que el estudio de las reservas no convencionales para la cuantificación de yacimientos de Shale gas (gas de esquisto), planteado por la estatal petrolera, es una medida que posibilitaría a Bolivia establecer mayores potencialidades en recursos gasíferos. El Shale gas es un recurso que ha hecho que en la actualidad los Estados Unidos se reposicione ante negociaciones energéticas con el Medio Oriente, tomando en cuenta que China presenta las mayores reservas de Shale gas estimadas del planeta.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia