Columnistas

Los guanacos, según Jimena Costa

Menospreciar el voto con el adjetivo que usó Costa es reducir la cualidad de los electores

La Razón / Rubén D. Atahuichi López

00:48 / 19 de noviembre de 2013

Hace unos días, Jimena Costa me hizo recuerdo al almirante José Toribio Merino, uno de los cancerberos del dictador chileno Augusto Pinochet, quien solía llamar a los bolivianos “auquénidos metamorfoseados, que aprendieron a hablar, pero no a pensar”. Aquél, siempre polémico, tenía una fuerte aversión contra el país, y en el suyo consideraba a los comunistas “humanoides”, en su criterio, una subespecie humana incapaz de regir la política y objetivo de su espíritu fascista.

Aunque el término resulta vetusto, auquénido es el grupo de camélidos que habitan las pampas y serranías andinas, como la llama y la alpaca, especies domésticas, o el guanaco y la vicuña, silvestres. No tengo certeza zootécnica de que en el país haya todavía guanacos, pero sí de que son animales más ariscos que la vicuña, difíciles de domar.

Guanacos… La semana pasada, en el programa Café de la mañana, de Fides Televisión, Costa se refirió a ellos. Con una naturalidad preocupante, que raya con cualquier forma de discriminación, hizo una fábula de la especie al asignar esa condición animal a quienes votaron por el presidente Evo Morales. A los hechos.

La otrora analista política y ahora militante del Frente Amplio que impulsa Samuel Doria Medina hizo una crítica a la gestión del Mandatario. En medio de una discusión con sus interlocutores, Beatriz Cahuaza y Nicolás Sanabria, opinó que la gente debe “averiguar antes de votar”, en referencia a la elección de Morales. “Eso va a hacer, va a haber teleférico, va a haber campo ferial, va a haber carretera Oruro-La Paz...”, le espetó la periodista, que causó una reacción inesperada de parte de Costa: “Confío en que la gente no vote como guanacos”.

¿Guanacos los electores? Ante tremenda apreciación, los anfitriones se soltaron en una risotada y, nervioso, Nicolás anunció una pausa comercial, antes de decirle a la invitada que exageró con su comparación. Pero Costa ni se ruborizó...

¿Lapsus verbal? No creo. La mujer, que en 2009 tuvo un frustrado intento de postulación presidencial al influjo de sectores conservadores del país, tiene la convicción de que Morales no es la mejor opción política. Se entiende su posición respecto de éste, aunque no su manera de referirse a los votantes. No creo que nadie, ni quien lo hizo a favor de Doria Medina o Manfred Reyes Villa en 2009, haya votado sin ninguna convicción respecto del candidato y el plan de gobierno preferidos. Menospreciar el voto con el adjetivo que usó Costa, así haya sido equivocado, es reducir al mínimo la cualidad de los electores y, por consiguiente, deslegitimar la democracia.

Es incomprensible que quien, desde la academia y los medios, supuestamente ofreció pautas acerca de la marcha política del país, con sus virtudes y defectos, tenga un concepto tan deprimente de un elector, hasta el extremo de calificarlo de guanaco por su sola decisión de respaldar a alguien con quien Costa no comulga. Si es así como piensa de ellos, el 62% de los bolivianos que votaron por Morales en 2009 son tan silvestres como ese indomable animal.

Con esa lógica, cualquiera tendría el derecho de considerar con el adjetivo que quiera a quien vote por la fuerza que impulsa la señora o por otras que comienzan a mostrarse a menos de un año de los comicios de 2014. No sería justo. ¿Exagero? Que Nicolás me lo diga.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia