Columnistas

¿Es la guerra solo un crimen ‘legal’?

El ‘derecho a la guerra’ es utilizado para cometer los actos más aberrantes que cabe imaginar.

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro A. Tagliavini

00:06 / 13 de julio de 2017

Los bandos que han luchado nueve meses en Mosul (el Estado Islámico contra las tropas iraquíes y la coalición liderada por EEUU que hoy controlan la ciudad) “han violado gravemente el derecho internacional humanitario”, según Amnistía Internacional. Los yihadistas han utilizado civiles como escudos humanos, mientras que del otro lado ejercieron la fuerza en exceso provocando la muerte de civiles. O sea, se los acusa de no realizar “guerras humanitarias”. ¿Guerras humanitarias?, suena muy feo.

Máquina de guerra, película de reciente data protagonizada por Brad Pitt sobre la contienda más longeva de EEUU hasta ahora (16 años), muestra que las estrategias de la Casa Blanca, no han dado fruto alguno. Irak, Siria, Yemen, Libia, Somalia y Afganistán se encuentran en situación de colapso. La cinta, producida por Netflix, está basada en el general estadounidense Stanley McChrystal, excomandante de la OTAN; y el guion, en un artículo del fallecido Michael Hastings publicado en la revista Rolling Stone. McChrystal no consigue que los granjeros afganos dejen de cultivar amapola porque, según sus oficiales, cultivos alternativos como el algodón competirían con los de los granjeros estadounidenses. Otros oficiales le señalan que “no puedes construir una nación a punta de pistola (...) ni ganarte la confianza de un país invadiéndolo”.Un atormentado marine se pregunta por qué, aunque está entrenado para matar, le dicen que debe mostrar una “valiente contención”. Y

continúa, “no puedo diferenciar al pueblo del enemigo (...) me parecen iguales. No podemos ayudarlos y matarlos al mismo tiempo”. La actriz Tilda Swinton, que interpreta a una política alemana, le dice al General que “están librando mil batallas contra gente local que no los quiere en sus pueblos, y ésa es una guerra que nunca ganarán”.

El crimen de la guerra (1870), uno de los principales libros del prolífico Juan Bautista Alberdi (ideólogo de la Constitución argentina, calcada de la de EEUU), comienza diciendo que “el derecho de la guerra” es el derecho de cometer los actos más aberrantes que cabe imaginar: el homicidio, el robo, el incendio, la devastación a gran escala. Del derecho a la guerra deviene el gobierno de la fuerza, que sustituye a la Justicia y al derecho como principios de autoridad. “El crimen de la guerra es el de la Justicia ejercida de un modo criminal (...) ejercido por la parte interesada”.

Como De Tocqueville y Laboulaye, a quienes Alberdi admiraba, se inspiró en los principios de la democracia cristiana y moderna. “La moral cristiana es la moral de la civilización actual (...) El cristianismo como la ley fundamental de la sociedad moderna es la abolición de la guerra, o mejor dicho, su condenación como un crimen (...). Negar la posibilidad de su abolición definitiva y absoluta es poner en duda la practicabilidad de la ley cristiana”, dice el constitucionalista.

En fin, sin duda, la ciencia demuestra que Alberdi tiene razón: los métodos eficientes de defensa propia son los pacíficos. Países progresistas como Canadá, Australia y Nueva Zelanda se independizaron sin las típicas guerras de independencia americanas. La Segunda Guerra Mundial, con el fin de terminar con una atroz tiranía (que pretendía eliminar a los judíos, unos 10 millones en todo el mundo en aquel momento), terminó matando a 60 millones de personas para fortalecer un régimen aún más cruel, el estalinista, que asesinó a más de 30 millones de seres humanos. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia