Columnistas

El helicóptero de la familia Cancari

Ojalá podamos ch’a-llar ese helicóptero, pensado para apoyar las necesidades del pueblo boliviano

La Razón / Esteban Ticona Alejo

00:19 / 04 de febrero de 2012

Hace pocos días, varios medios de comunicación dieron cobertura a la familia Cancari: Jaime, el padre, Hugo y Franklin, los hijos, aymaras y vecinos en la urbanización Mercurio de la ciudad de El Alto, que han apostado por la tarea de construir un helicóptero con material nacional y sobre todo pensado por ellos. En las entrevistas difundidas por diferentes medios de comunicación, se veían muy motivados con la culminación de la construcción del aparato. Pero sobre todo, están convencidos de que van a terminar el emprendimiento y luego van a probar ellos mismos el helicóptero construido.

Pero, ¿para qué quieren construir un helicóptero? y la respuesta es muy sencilla, es para que “sirva de auxilio en las inundaciones, accidentes, traslado de enfermos, para la fumigación de chacras, hasta para traer agua”, en sus propias palabras. Considero que éste es el principal mérito de estos constructores, de no pensar en que van a ganar mucho dinero. Obvio que querrán recuperar lo invertido en su momento; pero también interesa mostrar la convicción en nuestras capacidades para hacer nuestras cosas, de emprender proyectos sin achicarse ante nadie, de conocer asuntos técnicos que pueden parecer complicados, en fin. Éste es el mensaje más importante de estos hermanos Cancari hacia nosotros. También contaron en estos diálogos toda una experiencia de haber fabricado bicicletas de montaña.

Uno se pregunta, ¿por qué los medios de comunicación siempre terminan diciendo que ahora precisan de inversionistas para culminar su sueño de constructores de helicópteros? Más bien, ¿no será matar esas ideas solidarias con los inversionistas? Pues sabemos que los capitalistas no son más que unos inescrupulosos que lo único que buscan es ganar dinero. ¿Cómo hacer que la familia Cancari —seguramente habrá muchos otros con iniciativas similares— pueda recibir otro tipo de apoyo? Sea por parte de los gobiernos nacional o local.

Sabemos que cada fin de año, en especial el sector empresarial se inventa premios o se autopremian, haciéndonos creer que son buenos. Sabemos también que no todas las ideas buenas están acompañadas de dinero, y que a veces ni hace falta. Por otro lado, en tiempos de cambio, tendría que interesarle al Ministerio de Educación la forma de promover a estos inventores, ¿o es que ya existen algunos incentivos que los ciudadanos no conocemos? Lamentablemente, hasta ahora se han escuchado muy pocas voces como potenciales colaboradores en la tarea emprendida por los Cancari, ¿por qué?, ¿aún no se cree en este tipo de iniciativa de construir helicópteros?, ¿hay prejuicio de pensar que son indios los emprendedores?, ¿por qué son aymaras alteños?

En fin, esperamos que en algún momento podamos ch’allar ese helicóptero, que servirá para apoyar las necesidades más elementales del pueblo boliviano o de los más necesitados. Jallalla familia Cancari. Nayraqataru sarantasipkakima, uka chhixwiriri tukt’ayañkama.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia