Columnistas

Sobre la historia

La historia no es otra cosa que una caricatura amañada de los sucesos que se produjeron en el pasado

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro F. Mercado

00:03 / 07 de junio de 2014

Que la historia la escriben los vencedores, al parecer, es una verdad inobjetable; sin embargo, parece que no es menos cierto que serán los vencidos, cuando les toque la hora de ser vencedores, que la reescriban, tiñéndola con su sed de revancha, bajo la engañosa figura de reparaciones históricas o, para ser más preciso, como una suerte de desquite contra aquellos que les habrían ganado en una anterior batalla. Así, la historia, como hoy la conocemos, no es otra cosa que una caricatura amañada de los sucesos que se habrían producido en el pasado, un relato, una ficción y, por muy extraño que parezca, asistimos a una suerte de encanto que nos permite cambiar el pasado.

Quienes escriben o reescriben la historia, con meritorias excepciones, lo que buscan es establecer en los sucesos del próximo pasado las justificaciones para su accionar presente; justificación que debe ser lo suficientemente seductora para las masas, que siempre estarán disponibles por las frustraciones que llevan a cuestas, por su avidez de venganza o, en gran parte de los casos, porque las masas generalmente están afectadas por el Síndrome de Fourier, es decir, que están dispuestas a sacrificar incluso su propio bienestar si con ello pueden hacer algún daño al otro.

Pero, más allá de deformar la historia reciente, los psicópatas camuflados, ávidos de poder, se dan a la tarea de reescribir la historia lejana con el objetivo de justificar su actual presencia y, en gran parte de los casos, para intentar evidenciar ante las masas que su papel en el presente tiene características salvíficas, refrendadas por lo que es mostrado como el cumplimiento de ciertas profecías. Para mal de estos rufianes, la estructura sobre la que levantan sus leyendas siempre adolece de fisuras, por donde tenuemente asoma la luz de la verdad y, lo malo, para quienes nos negamos a participar en este juego de engaños y patrañas, es que las mismas serán utilizadas por otros traficantes, que volverán a deformarla u ocultarla bajo un manto de nuevos mitos y nuevas leyendas a cual más retorcidas.

Con los datos, al igual que con la historia de los sucesos, ocurre lo mismo. Así, para quienes trabajamos con datos estadísticos, suponiendo que la objetividad del pasado puede sernos de cierta utilidad para hacer predicciones, sean éstas buenas o malas, respecto de un futuro siempre incierto, nuestra tarea se nos hace casi imposible, cuando tenemos que hacer predicciones o formar ciertos modelos de expectativas sobre la base de unos datos que sabemos están maquillados o simplemente son falsos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia