Columnistas

Entre imágenes

Actualmente, la juventud se mueve en los lindes de una especie de cultura de la imagen.

La Razón (Edición Impresa) / Mitsuko Shimose

01:13 / 18 de agosto de 2013

Qué no harías por un like?”, anuncia una publicidad de Sprite que ostenta decir las cosas como son. Actualmente, la juventud se mueve en los lindes de una especie de cultura de la imagen. En la adolescencia, la imagen (más referida al aspecto físico que otra cosa) comienza a tornarse en algo vital. Durante la adultez, esta importancia troca por otro tipo de imagen: la que se tiene ante la sociedad.  

Entre 1890 y 1910 surgió un movimiento literario conocido como Modernismo, que tiene como principal representante a Rubén Darío, un poeta nicaragüense cuyo libro titulado Azul es el más conocido a nivel mundial. Una de las principales características de este movimiento era la búsqueda de la belleza a través de imágenes muy plásticas y de una adjetivación con predominio del color, sin contar con la musicalidad y los ritmos marcados dentro de su versificación. En cuanto a los temas que toca el Modernismo, mencionaré sólo algunos: hastío de la vida, profunda tristeza, melancolía y angustia, sentimientos que llevan hacia la búsqueda de la soledad, producto del rechazo de una sociedad.

Esta búsqueda de la soledad por el rechazo solía conducir a una especie de vacío, que precisamente buscaba otra cosa: la belleza a través de las imágenes. Se pensaba, pues, que la imagen tenía como una de sus funciones el bordear el vacío. Es por ello que los modernistas se caracterizaban por ser preciosistas en el estilo por medio no sólo de imágenes metafóricas, sino también de alegorías.

Actualmente, la cultura de la imagen se ha desplazado hacia las redes sociales. Es por eso que es tan importante hacer lo que sea por el famoso like al que hace referencia la publicidad de Sprite. Ahora ya no son sólo los adolescentes (aunque se podría decir que en su mayoría) quienes utilizan con frecuencia la red social creada por Zuckerberg, sino personas de todas las edades. La necesidad humana de conexión social es la que conduce hacia el uso excesivo del Facebook. La rutina diaria muchas veces nos impide el contacto físico con las personas. Sin embargo, a pesar de que esta red se creó con el propósito de unir a la gente, provoca el efecto contrario, al parecer.  

Por otro lado, es diferente el efecto que nos produce las imágenes que creamos mediante la lecto-escritura. Se lee para saber que no se está solo, mientras que se ingresa a las redes para intentar no estar solo, que es distinto. Por medio de la lectura tenemos la posibilidad de “identificarnos y reconocernos en el otro”, que es un ser de papel. En Facebook tratamos de “indagar lo que está haciendo el otro”, que es un ser virtual. Cabe preguntarnos, entonces: ¿será posible una verdadera comunicación interpersonal? Ya sea por uno u otro medio, y como dicen los noticieros televisivos, “vamos a ver las imágenes…”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia