Columnistas

Urge un nuevo paradigma de desarrollo

La Razón (Edición Impresa) / Óscar Paz Rada

00:47 / 02 de septiembre de 2019

Lo acontecido en la Amazonía (incendios forestales y pérdida de biodiversidad) no es otra cosa que la confirmación de los impactos que le esperan a la humanidad en el corto y mediano plazo, como consecuencia de la incorrecta intervención humana en el entorno y el potenciamiento del cambio climático, producido por la emisión de gases de efecto invernadero (GEI). El quinto reporte del Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC) de 2015 ya alertaba sobre la mayor frecuencia e intensidad de los eventos climáticos extremos (sequías, inundaciones, olas de calor y frío) a lo largo y ancho del planeta, lo cual se está confirmando cada día. En ese contexto, muchas instituciones académicas han alertado que estamos por ingresar a un punto sin retorno, cuyas consecuencias son imprevisibles.

De hecho, el último reporte del IPCC sobre “Cambio Climático, desertificación, degradación del suelo, gestión sostenible del suelo, seguridad alimentaria y flujos de gases de efecto invernadero en ecosistemas terrestres”, presentado hace pocos días, evidencia el incremento e intensidad de las sequías en Sudamérica. También alerta que los procesos de deforestación, el avance de la frontera agrícola, el consumismo y las formas de desarrollo están poniendo en riesgo la seguridad alimentaria. Por último, remarca que cambios en las condiciones y el uso de los suelos están afectando el clima regional y, por tanto, la frecuencia y duración de los eventos climáticos extremos.

Los incendios en la Amazonía se han casi triplicado este año, como resultado, entre otros factores, por la ampliación de la frontera agrícola. Con lo cual aumenta la vulnerabilidad de nuestro territorio ante las temperaturas elevadas. Este incremento también responde a la falta de control en los chaqueos, que superan las capacidades de los agricultores. La situación es preocupante, ya que la emisión de GEI se incrementa exponencialmente, y esto a su vez altera los patrones de temperatura y precipitación; dando lugar a un círculo vicioso que podría volverse irreversible si no se toman acciones inmediatamente para contrarrestarlo.

Todo esto evidencia la necesidad de un nuevo paradigma en los procesos de desarrollo; de lo contrario, el futuro estará plagado de eventos climáticos extremos. Por tanto, debemos prepararnos tanto en términos logísticos como en capacidades humanas e institucionales. Urge un giro en las políticas públicas vinculadas con la generación de energía, las formas de transporte, una agricultura menos extensiva, la reducción sustantiva de la deforestación y, especialmente, generar conciencia colectiva respecto al uso sostenible de los recursos naturales.

* Docente investigador del Instituto de Ingeniería Sanitaria y Ambiental de la UMSA.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia