Columnistas

De los intelectuales y los orgánicos

El desafío de los librepensantes es no ser absorbidos por el sistema mediante los incentivos selectivos

La Razón (Edición Impresa) / Romano Paz

01:20 / 22 de febrero de 2016

La élite intelectual de una sociedad tiene entre sus muchos desafíos el de ejercer como una masa crítica que taladra y martilla con vehemencia sobre la realidad de su espacio-tiempo, para denunciar imposturas y defenestrar paradigmas anacrónicos. Sin embargo, no basta con ser críticos del establishment (orden imperante o grupo dominante); otro de los monumentales retos que debe de asumir una élite intelectual (que se especie de ser tal), es la de trazar nuevos horizontes académicos y paradigmáticos. En síntesis, es la primera línea en la denominada “batalla de las ideas”, lo que el filósofo Karl Marx bautizara en su momento como el “materialismo dialéctico”.  

Cabe mencionar que todo establishment, para mantener los privilegios que le otorga cierto status quo, requiere de un indeterminado número de aliados y secuaces que estén dispuestos a defenderlo mediante una serie de acciones, por lo que además de los grupos de poder y los grupos de choque dispuestos a hacer uso de la fuerza, también surgen los denominados “intelectuales orgánicos”. Se trata de una rama históricamente presente en todas las sociedades del mundo, y que en sus múltiples variantes se caracterizan por ser intelectuales que, en mayor o menor grado, renuncian a la crítica social, para ser constructores de realidades utópicas. En esa lógica recurren a todo tipo de argumentos (teocráticos, ideológicos, míticos, astronómicos, teóricos o filosóficos), para fundamentar y defender la continuidad del régimen y del orden imperante.

Se puede decir que los orgánicos, por afinidad ideológica o a cambio de ciertos “incentivos selectivos” (sistema de premios y castigos), resultan ser armónicos y consonantes con el establishment; a ello se debe que en múltiples ocasiones se pongan la camiseta y ejerzan de feroces “barras bravas”, en una clara expresión de que solo son una ramificación del cuerpo principal. Mientras que los intelectuales, por su espíritu librepensante y contestatario, casi siempre son discordes a la política dominante y por defecto, ¡incómodos para el poder!

Los orgánicos tienden a tener una visión monocromática (en blanco y negro) y reduccionista de la realidad, analizándola desde la perspectiva del mítico combate entre los buenos contra los malos de la “película”. Mientras que los intelectuales perciben la realidad como una compleja policromía en altísima definición, escenario en el que el conflicto es una constante, ni positivo ni negativo, simplemente parte de la realidad. A esto último los alemanes lo definen como “realpolitik” o política de la realidad, es decir, la política basada en intereses prácticos y acciones concretas.

Finalmente, el desafío de los librepensantes es no ser absorbidos por el sistema mediante el cebo dogmático o los incentivos selectivos; mientras que los orgánicos en la mayoría de los casos devienen en una cosecha perdida para las ciencias sociales. Pero hay excepciones, entre los grandes defensores del establishment de su época tenemos al insigne filósofo Thomas Hobbes, quien en su obra fundamental el Leviatán (1561) abogaba que el monarca era el soberano, y como tal debía de detentar poderes absolutos para mantener el orden público, sin la necesidad de rendirle cuenta a Dios ni al pueblo.

Es politólogo, http://romano-paz.blogspot.com

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia