Columnistas

La ira del hombre

La contaminación fue responsable de al menos 9 millones de muertes prematuras en 2015.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:14 / 28 de octubre de 2017

La contaminación provoca más muertes que epidemias consideradas en su momento resultado de la ira de Dios. La noticia fue difundida la semana pasada en París y divulgada por medios internacionales de prensa. Pero creo que por estos lados pasó casi o totalmente inadvertida.

Los datos fueron publicados por la revista médica británica The Lancet, tras dos años de investigaciones impulsadas por una comisión conformada por expertos de varios organismos internacionales, ONG y 40 investigadores especializados en temas de salud y medio ambiente.

Algunos de los resultados señalan que una de cada seis muertes ocurridas en 2015 está relacionada con la contaminación. Sobre todo con la polución del aire, pero también del agua y de los lugares de trabajo.

Dice el informe: “consideramos que las enfermedades causadas por la contaminación han sido responsables de nueve millones de muertes prematuras en 2015, es decir, un 16% del total de muertes en el mundo”. Ese balance representa, según la revista, “tres veces más muertes que las provocadas por el sida, la tuberculosis y el paludismo juntos, y 15 veces más que las causadas por las guerras y cualquier otra forma de violencia”.

Explica que la contaminación del aire, tanto exterior como interior, ha sido la causa de muerte de 6,5 millones de personas cada año, por las llamadas enfermedades no transmisibles como son las afecciones cardiacas, los infartos cerebrales, el cáncer de pulmón y la enfermedad pulmonar obstructiva crónica. El agua contaminada habría causado 1,8 millones de muertes, debido al mal saneamiento o la contaminación de las fuentes de origen que provocan problemas gastrointestinales e infecciones parasitarias. Y a la contaminación en los lugares de trabajo se la relaciona con 800.000 muertes, “debido a la exposición a substancias tóxicas o cancerígenas”.

La revista advierte que esas conclusiones están “probablemente” subestimadas, debido a que existen numerosos contaminantes químicos emergentes que quedan por identificar. Luego agrega: “El fenómeno afecta en primer lugar a las poblaciones pobres y vulnerables”. Un 92% de esas muertes ocurre en países con recursos bajos y medios, con mayor incidencia en las minorías o poblaciones marginales.

En países considerados en vías de industrialización rápida (India, Pakistán, China, Madagascar o Kenia), se estima que hasta una de cada cuatro muertes estaría relacionada con la contaminación. India y China sumarían la mitad de los fallecimientos por contaminación, con 4,3 millones de personas por año.

La investigación también informa del remedio: “los gastos necesarios para evitar esas muertes” serían $us 4.600 millones anuales (6,2% de la riqueza económica mundial); lamenta que el problema sea ignorado por gobiernos y organizaciones para el desarrollo y convoca a luchar contra el mito según el cual la contaminación sería una consecuencia inevitable del desarrollo económico.

Los datos fríos señalan con claridad que la ira de Dios ha sido superada por la ira del hombre, que cada año provoca más muertes que el sida, la tuberculosis y el paludismo juntos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia