Columnistas

Las ‘dos izquierdas’

Para Vargas Llosa, en Latinoamérica hay una izquierda  ‘carnívora’ y otra ‘vegetariana’  

La Razón (Edición Impresa) / Reymi Ferreira

03:58 / 11 de abril de 2014

Hay autores que con afán de cuestionar algunos regímenes progresistas en Latinoamérica han planteado la dicotomía entre “izquierda democrática” e “izquierda totalitaria”.  Agrupan entre los primeros a José Pepe Mujica o Michelle Bachelet, entre otros. En el segundo grupo se coloca a Daniel Ortega, Nicolás Maduro (antes fue Hugo Chávez), Rafael Correa y Evo Morales.

Mario Vargas Llosa clasifica a la izquierda latinoamericana en “izquierda carnívora” e “izquierda vegetariana”. Cuestiona en la primera el caudillismo, el acaparamiento de poderes, la limitación a la propiedad y la polarización. En el caso de la “izquierda vegetariana”, ésta se circunscribe al sistema, permite la alternabilidad en el poder,  no restringe la propiedad privada y no genera polarización.

Bajo este análisis se han satanizado figuras como la de Chávez y a la vez se pone como ejemplo de una izquierda democrática a Mujica. Lo que no dicen es que en Uruguay la oposición, cuando triunfó el frente izquierdista, no solo aceptó la victoria, sino que recibió con alfombra roja a los nuevos ocupantes del Gobierno, facilitando medidas de orden social en beneficio de las mayorías, enmarcando la disidencia en el ámbito del debate parlamentario. En Chile, cuando triunfó la izquierda, los sectores derechistas, lejos de conspirar, asumieron una oposición democrática y civilizada. Qué diferente la actitud de los opositores en Venezuela, que al mes de asumir Chávez como presidente iniciaron movilizaciones para derribarlo, orquestando un golpe de Estado en 2002, para oponerse a la nacionalización del petróleo. En Bolivia, la oposición desde el inicio del gobierno de Morales asumió una posición conspirativa, exacerbando el regionalismo xenofóbico, al extremo de que en algunas ciudades no se dejaba aterrizar al Presidente, promoviendo acciones de hecho como las de 2008.

En  países donde se aplicaron mecanismos de distribución de la riqueza sin obstáculos y la oposición fue democrática, la izquierda gobernante no tuvo inconveniente para operar en el esquema de la democracia tradicional. En cambio, en países con alta asimetría social y en los que la derecha se opuso a los cambios con actitudes conspirativas, la izquierda asumió una posición firme, ampliando el concepto de democracia política, a través de procesos participativos de democracia directa. La experiencia de Salvador Allende frente a la conspiración que llevó a la dictadura sangrienta, no podía repetirse. Clasificar a la izquierda en “carnívora” o “vegetariana” es superficial y lo que pretende es dividir a una corriente política que entre sí guarda amplia simpatía, como lo refleja el comentario del presidente Mujica: “La pobreza se erradicaría fácilmente si hubieran muchos Chávez”.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia