Columnistas

La justicia genuflexa

La conversación que comparto con uste-des pudo haberse registrado la mañana del 2 de agosto

La Razón / Óscar Díaz Arnau

00:00 / 06 de agosto de 2012

Un travieso funcionario del Gobierno ha debido apretar el botón equivocado y grabar una conversación que por ningún motivo tendría que haber traspasado los umbrales del Palacio. Un diálogo tan privado filtrándose por aquellas blindadas paredes y, todavía más, aterrizando en mi correspondencia recibida, suena extraño.

Ha debido estar aburrido el burócrata, funcionario de los comedidos.

Nada es casualidad: sabe él de mi propensión al chisme; y yo, en señal de agradecimiento y cariño por la patria, en el Día de la Independencia, comparto con ustedes el contenido de la grabación que despeja cualquier duda —si quedaba alguna— respecto de la relación entre dos poderes que deberían guardar distancia pero, en fin, no hacen precisamente honor a la efeméride de la fecha. Aquí va:

—Pero… ¿les obligamos? —Sí, pues. —¿Con circular y todo? —¡Claaaaro!, ¡hay que meterle nomás! ¿Abogados no son ustedes acaso? (Silencio) —Además, continúa la voz con tonillo palaciego, estamos proclamando al ‘Presi’, ¡no es cualquier cosa, hermanito! (se refiere al acto realizado el jueves en Sucre y que, en los hechos, significó el inicio de la campaña del MAS). Da la sensación de que el “hermanito” recibe instrucciones con fraternal interjección. Y que él las acata con gutural genuflexión.

—¿Sí no?, responde atribulado, infiero que mientras se reincorpora, antes de que otro silencio provoque un nuevo bache en la comunicación. Luego, completamente de pie, el abogado sale del sopor: “Ya, yo me encargo”. Lo dice con dignidad: hincarse, por esta y otras razones, se ha vuelto una destreza política, religiosa y jurídicamente política. El bien mandado atina a decir algo más: —Jefe, ¿qué ponemos en el instructivo?

—¡Cualquier cosa, hermano!, ¡falta que tengas que pedir permiso para ir a un acto político! —No, no (recupera presurosamente la dignidad el abogado; es que es abogado, y de los que se eligen por voto directo) —¡no lo digo por mí, sino por mi personal! —Pon… pon algo así como… ‘por el Día de la Revolución Agraria, Comunitaria’, no te hagas tanto drama. —Pero, ¿eso no sería reconocer? (antes de meterle nomás, el abogado cree que con esa argumentación se pondría en evidencia el sometimiento de un poder a otro.

—Ja, ja, ja, (escupe una palabrota, algo muy ejecutivo, el de La Paz). Haz la circular y me la pasas, acá la revisamos (devuelve la indignidad, algo muy judicial, al abogado).

Más tarde, con el papel estampado en las instituciones, los periodistas informan que las actividades quedan suspendidas a partir de las 12:00 “cumpliendo instrucciones superiores y en observancia a Decreto Departamental CH/Nº015”. Decreto de la Gobernación de Chuquisaca (repartición política), instrucciones —se supone— del Gobernador (autoridad ídem). Digo “se supone”, pese a que uno de los firmantes del instructivo es el Presidente del Tribunal Supremo de Justicia; si no, ¿a qué “instrucciones superiores” se refiere el indulgente papel? La circular se apoya en otro justificativo imperdible: “Al ser este un evento de carácter nacional”.

La conversación que compartí con ustedes, pueblo lector, pudo haberse registrado la mañana del 2 de agosto. O ser un dictado subliminal de Montesquieu. O una picardía del diablo neoliberal que anda suelto y asusta en los pasillos del Palacio. Lo cierto es que, por la tarde, los litigantes tocaban las puertas de la justicia y recibían la noticia de que sus trámites debían esperar porque los funcionarios estaban ocupados participando de un acto político: la proclamación del candidato Evo Morales. Todo un homenaje al Día de la Independencia. ¿La grabación? A pedido de mi amigo invisible, se autodestruirá en cinco segundos. Cinco, cuatro, tres…

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia