Columnistas

Una justicia proba

Urge la elaboración de nuevas leyes que permitan una admi-nistración de justicia proba y oportuna

La Razón / Víctor Sánchez es abogado.

02:50 / 23 de enero de 2012

La Constitución Política obliga al Estado a crear un nuevo ordenamiento jurídico para lograr un mejor equilibrio social de sus habitantes y adecuar su actitud a los nuevos fines y funciones estatales señalados en dicha norma, como son el crear “una sociedad justa y con plena justicia social”. Corresponderá entonces que la nueva legislación contemple aspectos mucho más objetivos y reales que la anterior, originada en la década de los setenta.

La justicia es una necesidad social, que se convierte en una norma de convivencia entre los hombres, que debería promover la igualdad de derechos y oportunidades, poniendo fin a toda discriminación. Los legisladores deberían tener en cuenta estos ideales para que el juez pueda disponer de la ley en provecho de quien le corresponda y de la manera más oportuna.

La función de administrar justicia se convierte por tanto en una de las más sensibles y delicadas de todo Estado; sus operadores tendrán bajo su responsabilidad lograr, mediante sus fallos, una sociedad más armónica, solidaria y ecuánime a favor de sus habitantes. Plantear esa idea cuando el estado de la actual administración es complicado, como se desprende del discurso del expresidente de la Corte Suprema de Justicia Jorge von Borries, en el acto de posesión de las autoridades del nuevo Órgano Judicial, puede considerarse como una quimera.

Cabe resaltar que en dicho evento se haya hecho público, por fin, que el procedimiento penal vigente no cumplió con el fin para el que fue creado, y que es necesaria su reformulación. Para prueba están los miles de procesos que se encuentran en trámite, fundamentalmente en el área penal.

El Fiscal General coincidió con el criterio anterior, en la Inauguración del Año Fiscal 2012, situación que si no es mejorada puede hacer colapsar el trabajo del Ministerio Público. No es ajeno a este conflicto el Tribunal Constitucional que prevé un trabajo de dos años para liquidar todas las causas pendientes de solución. El Tribunal Supremo de Justicia norma que los magistrados suplentes tendrán un plazo de tres años para el mismo fin; previsiones que suponen la existencia de cientos de casos que no tienen resolución final.

Todo este panorama echa por la borda una de las finalidades de la justicia, que ante todo debe ser oportuna. Corresponde en este sentido que las autoridades judiciales y las de la Asamblea Legislativa Plurinacional coordinen pronto y con urgencia la elaboración de nuevas leyes que permitan una administración de justicia proba, pertinente y transparente. La sugerencia del magistrado Von Borries sobre la modificación del actual sistema de procedimiento escrito por uno oral en todas las especialidades del derecho debería ser considerada favorablemente.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia