Columnistas

Una ley de culturas

Una expresión cultural que no está basada en principios revolucionarios no es cultura

La Razón (Edición Impresa) / Daniel Herrera

00:00 / 08 de noviembre de 2015

Aquí versa un mañana” es parte de una canción interpretada por el dúo Blanco y Negro que se escuchó en el teatro de la plaza Libertad de la ciudad de Sucre, en ocasión de inaugurarse el Primer Congreso de Culturas, durante los últimos días de octubre, al que asistieron más de 300 cultores del arte en Bolivia.

Y, seguramente todo lo tratado en el citado congreso de las Culturas en Movimiento irá a llenar el vacío en el que nos encontramos. Con la información y las propuestas emanadas de discusiones y análisis, después del tratamiento de los temas distribuidos en seis mesas surge la ilusión y la posibilidad de que se dicte una ley que favorezca a las y los artistas de todas las expresiones culturales que se cultivan en el país.

En estas loables circunstancias de iniciativa y participación ciudadana  se ha visto que el Gobierno boliviano no tiene claramente visibilizado al sector artístico, ni que haya estructurado una política de culturas que beneficie, con normas patrocinadas desde el Estado, a todas las manifestaciones artístico culturales con presupuestos económicos que vengan desde las entidades pertinentes del Estado, sean estas de los gobiernos central, departamental o municipal.

A la falta de visibilidad y una real sensibilidad por las manifestaciones culturales, el Gobierno aprovechará la situación y de su demagogia política para dictar una ley de culturas, posiblemente. Sin embargo los verdaderos actores precisan ser convocados y escuchados porque una eventual norma fue tratada y discutida en las propuestas realizadas por ellos mismos.

Durante el evento en Sucre, un participante, en su manifestación protocolar frente al auditorio, criticó la miopía gubernamental en materia cultural, y dijo: “Evo es un futbolista fracasado habríamos preferido que se dedique al charango”, que significaría darse cuenta de la verdadera riqueza cultural de Bolivia, lo cual arrancó risas de la gente presente y que sin duda nos ayuda a reflexionar sobre la temática.

Se hace entonces, necesario expresar todo los esfuerzos que hacen las organizaciones independientes de artistas. Por su parte, Telartes, un colectivo de la sociedad civil que protagonizó este evento, pretende ser la plataforma de todos los artistas con ansias de unidad, desafiando vientos contrarios por la falta de comprensión y por el olvido de los que hoy gobiernan el país.

El propósito es contar con los gestores y actores de la verdadera cultura del país.

Una ley de culturas profundizaría y aumentaría la capacidad creativa de las culturas, no es cuestión de darles plata a los folcloristas, ahí no se queda la cultura, porque ¿qué pasa con los artistas de los diversos rubros? ¿dónde se abarca con el sentido estético del arte?.

La participación de las y los jóvenes bolivianos también es olvidada por los gobernantes de turno, la cultura requiere de apoyo efectivo para su realidad concreta y expresiva.

Para terminar este breve artículo: Una expresión cultural que no está basada en los principios de manifestación revolucionaria no es para nada cultura. Ley de Culturas ¡Ya!.

Es periodista

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia