Columnistas

La ley y el orden (a la boliviana)

¿Hasta cuándo vamos a seguir guardando frente a jueces y fiscales un silencio parecido a la estupidez?

La Razón (Edición Impresa) / Verónica Córdova

09:46 / 30 de julio de 2017

Esta semana leí en el periódico una noticia que podría fácilmente convertirse en argumento cinematográfico: un grupo de seis delincuentes se prepara para asaltar a una comerciante que va a retirar una gran cantidad de dinero de un banco en la zona del Cementerio. La Policía, sin embargo, sabe de sus planes y los vigila en los alrededores, con agentes disfrazados de pintores de brocha gorda y vendedores ambulantes. Dos de los delincuentes llegan primero, en un vehículo blanco que parquean afuera del banco para sentarse a esperar la llegada de la víctima.

Primera pregunta: ¿cómo sabían los ladrones qué día y a qué hora y en qué banco iba la señora comerciante a retirar su dinero? El artículo en el periódico no detalla cómo se desenvolvió el operativo, pero sí afirma que los otros cuatro delincuentes fueron llegando al banco de a poco y que estaban armados. Antes de que pudieran iniciar el atraco, la Policía reveló su presencia y los ladrones intentaron darse a la fuga, pero cinco de ellos fueron casi inmediatamente aprehendidos, afortunadamente sin que mediara ningún disparo.

Segunda pregunta: ¿cuándo se establecerán en Bolivia controles o detectores para evitar que ingresen individuos armados a las instituciones financieras? Al requisar el vehículo de los ladrones la Policía encontró armas de fuego, celulares y dos ñatitas que, presumiblemente, eran cómplices de los delitos de la banda; de otro modo no se explica su presencia en el lugar de los hechos y que hayan sido arrestadas junto a sus dueños. “Los criminales tienen una especie de cábalas y rituales y acuden a las ñatitas para que les ayuden a cometer sus fechorías”, declaró al respecto el Comandante de la Policía.

Tercera pregunta: ¿alguien se acuerda del cabo Yatiri a quien acudían policías para que, junto a su ñatita, les ayude a resolver los casos más difíciles? ¿Alguien puede ayudarme a encontrarlo?

Tomadas las declaraciones de los cinco aprehendidos se logró averiguar el paradero del sexto, quien resultó ser una mujer y que fue también arrestada en las horas siguientes. La identificación de la banda reveló además una nueva sorpresa: todos eran reos reincidentes, todos ellos habían estado presos en diferentes cárceles de La Paz por robo agravado y por intento de asesinato, y todos ellos habían sido liberados antes de cumplir sus condenas. Uno de los delincuentes había cumplido apenas 15 días preso antes de ser liberado por un juez, quién sabe con qué argumento.

Cuarta pregunta: ¿hasta cuándo vamos a seguir guardando frente a jueces y fiscales un silencio parecido a la estupidez? ¿Hasta cuándo vamos a soportar que sean miembros encubiertos de las bandas delincuenciales, que ganan su parte del botín liberando a los ladrones y asesinos para que sigan delinquiendo? En este caso, la Policía Boliviana actuó admirablemente. No solo reunió datos de inteligencia importantes, sino que armó un operativo y detuvo un crimen antes de que se cometa, evitando el derramamiento de sangre.

Quinta pregunta: ¿dónde están ahora las voces que hace unas semanas denostaban a la Policía Nacional por no haber evitado el asalto a una joyería en Santa Cruz de la Sierra? ¿Por qué ahora no salen a felicitar a la institución y sus agentes por una labor bien hecha?

Y, si me permiten, tengo una última pregunta: ¿hay alguien a quien le interese financiar una película boliviana sobre la labor de la Policía y el rol de las ñatitas en la prevención del crimen?, (intermediarios, abstenerse).

Es cineasta

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia