Columnistas

La libre expresión de esa democracia

El expresidente Jimmy Carter, entre otros, calificó ese fallo como la legalización del soborno.

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:15 / 20 de agosto de 2016

No solo campaña, también dinero; y no importa la procedencia de los billetes. En 2010 la Suprema Corte de los Estados Unidos emitió un fallo en el caso conocido como Citizens United, en el que declaró que las donaciones para campañas electorales son, en esencia, “libre expresión”, ya sea que procedan de individuos o de empresas. Y por lo tanto, no pueden ser limitadas.

Así de abierta la puerta, para guardar las formas se crearon los comités de acción política ampliados, conocidos como súper PAC. Son instituciones dedicadas a promover sus intereses en una elección, aunque la ley les restringe coordinar con un candidato o un partido. Pero las súper PAC pueden comprar publicidad en televisión, generar campañas de propaganda a favor de un partido o candidato. La ley también les faculta no divulgar de dónde reciben contribuciones ni los montos donados.

El expresidente Jimmy Carter, entre otros, calificó ese fallo como la legalización del soborno. El resultado de esa “libertad de expresión”, según la periodista financiera Nomi Prins es que, por ejemplo, Ted Cruz, candidato ultraderechista cristiano, cuenta con tres millonarios de iglesias cristianas que financian su súper PAC con más de $us 35 millones, además de los $us 65 millones que ya había recaudado para su campaña.

Jeb Bush recaudó $us 128 millones para su campaña. Ocho de sus 10 principales donantes pertenecen al sector financiero, incluido Goldman Sachs (el grupo de banca de inversión y valores más grande del mundo).

Hillary Clinton, candidata demócrata y su marido (el expresidente Bill Clinton), ganaron $us 139 millones entre 2007 y 2014 por ofrecer discursos a empresas de Wall Street y compañías internacionales, según señala su reporte fiscal. La señora Clinton ofreció 12 discursos a empresas del sector financiero por los que obtuvo $us 2.935.000 en tres años. Por otro lado recaudó más de $us 100 millones para su campaña. El 81% de ese dinero corresponde a contribuciones de grandes donantes, entre ellos los seis principales bancos de Wall Street; además cuenta con el respaldo económico de varios multimillonarios como Haim Saban (promotor de los canales Fox, con una fortuna superior a los $us 3.000 millones) y George Soros (promotor del liberalismo económico, con una fortuna valuada en $us 24.200 millones en 2015 por la revista Forbes).

Uno de los candidatos de los que no se sabe que haya recibido ni contado con una súper PAC en esta campaña es el republicano Donald Trump, porque él mismo es multimillonario. Esa democracia, con esa “libertad de expresión”, es la que nos impone los marcos de nuestras democracias. Estados Unidos crea la vara con la que nos miden, con normas que ellos no cumplen. Y deciden, con esa vara, qué gobierno es democrático y cuál no. Y el que ellos creen que no es democrático (para sus intereses económicos) debe caer, no importa cómo, si por golpe militar, golpe parlamentario o referéndum (previa campaña, con sus operadores y peones locales, para convencer a los ciudadanos que eso no es democracia). No hay que adivinar quiénes controlan el mundo. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia