Columnistas

¿Cómo se llamará la película?

Con los datos que Sean Penn haya podido recoger no faltarán actores para su película.

La Razón (Edición Impresa) / José Gramunt de Moragas

00:00 / 16 de diciembre de 2012

No quisiera tomar a broma la aventura que empezó a correr en Bolivia por el “afamado” cineasta norteamericano Sean Penn. No obstante, uno diría que el actor cinematográfico tiene un buen guión al alcance de la mano.

Dicen que Penn vino a Bolivia por recomendación del evanescente Hugo Chávez y con la finalidad de liberar a su compatriota Jacob Ostreicher. El hecho es que el gringo se presentó en las puertas del Palacio Quemado, escoltado por matones caribeños. Consiguió entrevistarse con el Sr. presidente, Evo Morales. Y tan bien le cayó el actor al Sr. Presidente que le nombró “embajador” oficioso para promover la causa del acullico y de la demanda marítima de Bolivia. Nuestro hombre visitó en el penal dantesco de Palmasola al norteamericano Jacob Ostreicher y logró que lo trasladaran a una clínica, hasta conseguir su “liberación, exoneración y regreso” a su país.

Incluso el Encargado de Negocios de Estados Unidos se interesó por la liberación de su compatriota.

¿Pero qué papel desempeña Ostreicher en este endiablado culebrón? Habría que remontarse a la masacre del hotel Las Américas, el año 2009. Podría darnos alguna luz sobre el inicio sistemático de las extorsiones que ahora escandalizan, por cierto, tardíamente. Al respecto, el cineasta ya dio alguna señal. ¡Ojo! Advirtió que la mafia extorsionadora “activó un cáncer que ataca el corazón de Bolivia”, y los corruptos y detractores podrían conseguir hasta un golpe de Estado”. No creo lleguen a tanto, pero sí a darle una buena dentellada a la tercera candidatura de Evo Morales para los comicios de 2014.

Observando los hechos de más atrás, se comprueba que no todas las víctimas de la mafia instalada en el Gobierno gozaron de la valiosa e inesperada ayuda de un actor de Hollywood. Por citar algunos nombres, mencionaré al exdirector del extinto Servicio Nacional de Caminos, José María Bakovic, que lleva siete años defendiéndose de los cuervos de la nueva administración de la justicia masista, sin ceder un palmo a la persecución injusta de la que es objeto.

Recordaré también la arbitraria destitución del gobernador electo de Pando, Leopoldo Fernández, el año 2008, ejecutada personalmente por  el Ministro de la Presidencia.

Ya pasaron cuatro años y Fernández sigue en prisión, sin previo juicio. Asimismo, citaré al senador Róger Pinto, quien tuvo que asilarse en la embajada brasileña para escapar de la voracidad de los sabuesos del Gobierno. Pero tuvo tiempo para desvelar algunas graves fechorías de funcionarios gubernamentales o de la administración de la justicia. Es la cadena delictiva que hoy lamentamos y reprobamos. Llegado a este punto ya no me queda espacio para incluir los nombres de los injustamente encarcelados, los exiliados o los huidos de la persecución masista, a pesar de que los tenemos en nuestra memoria.

Con todo este caudal informativo y otros datos que Sean Penn haya podido recoger, no faltarán personalidades para formar el reparto de actores para su esperada película. Taquilla asegurada.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia