Columnistas

Las manzanas y la tía rica…

El PIB no crece tanto como para abatir la pobreza; los alimentos, por las nubes; alta informalidad

La Razón / Gary Rodríguez es economista y gerente general del IBCE.

02:42 / 23 de enero de 2012

Mucho se oye hablar de lo bien que está la economía boliviana. Algunos dicen que todo va viento en popa, recordándome lo dicho por otros, que la economía viaja con piloto automático y viento de cola. ¡Que nadie se moleste porque crecemos tanto haciendo tan poco! Mucho menos, quienes vierten ácidas críticas al periodo neoliberal que no gozó del auge actual, con el que se pudo haber crecido mucho más hoy, con una mínima dosis de pragmatismo —con “más economía y menos política”— en la gestión pública.

Las cifras de 2011 son grandilocuentes: el PIB crece al 5%; la inflación, menos del 7%; el desempleo, un 5,5%; las Reservas Internacionales Netas, más de $us 12 mil millones; las exportaciones, por encima de los $us 9.000 millones; las remesas recibidas, otros $us 1.000 millones; el superávit comercial, cerca de $us 1.500 millones; y, un PIB per cápita mayor a los $us 2.000. Bien en macroeconomía. ¿Y el día a día?

El PIB no crece tanto como para abatir la pobreza; los alimentos, por las nubes; mucho desempleo disfrazado y subempleo; alta informalidad e ilegalidad; las importaciones, jamás tan elevadas (casi $us 7.500 millones, ahora compramos hasta lo que antes exportábamos); el costo social de las remesas (superiores a la Inversión Extranjera Directa) son los millones de compatriotas “parias” emigrados por falta de empleo; el PIB per cápita, mentiroso como todo promedio simple; y, en cuanto al Índice de Desarrollo Humano, el final de la cola en Sudamérica es nuestro lugar.

Alguien dirá que falta hablar de la “explosiva” creación de empresas en el país. Sobre el particular: de las casi 43 mil unidades operando, la mayoría son del sector comercio. Otra cifra que duele: 43.492 delitos fueron registrados en Bolivia en 2011, “principalmente causados por la falta de empleo, extrema pobreza”, según un informe de la FELCC (GAIA Noticias, 11/1/12).

Y, ¿qué de la discusión respecto a lo que explica el crecimiento del PIB (sin ver que lo informal e ilegal también cuenta)? Se dice que la causa del éxito no son las exportaciones (¡más de $us 9.000 millones!), sino que la clave es el “mercado interno” —la demanda interna— gracias a los bonos, el gasto y la inversión pública, la inusitada dinámica de la construcción y el crédito. Exceptuando los dos últimos, por su propia lógica, sería bueno explicar ¿de dónde tiene tanto dinero para erogar el Estado?

Si el PIB de 2011 rondará los $us 23 millones —a lo que las exportaciones aportaron con más de $us 9.000 millones— y, si a partir de la producción ligada a la exportación el Estado captó por lo menos $us 3.500 millones (renta petrolera, regalías, impuestos), ¿hubiera podido gastar e invertir igual aquél —y el PIB crecer al 5%— sin vender gas y minerales por cerca de $us 8.000 millones? ¿Hubiera consumido el mercado interno lo dejado de exportar? Tanto gas, ni idea; y, ni siderurgia tenemos…

Cierta vez, Condorito —siendo un magnate— se esmeraba en explicar a la prensa el origen de su inesperada riqueza. “Yo era muy pobre, pero un día hallé una manzana y, pese a mi hambre, la lustré y la vendí; con ello compré dos manzanas, pero pese a mi hambre, las volví a vender”. Tras media hora del mismo cuento, el periodista inquiere: ‘¡Entonces su éxito fue el negocio de las manzanas!’”. Pero Condorito responde: “En realidad, cuando ya tenía 100 manzanas, una tía rica que vivía en el exterior murió y me dejó una fortuna”.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia