Columnistas

El mar fuera de los discursos de campaña

El propio Presidente ha destacado que ahora existe una política de Estado en este asunto

La Razón (Edición Impresa) / Baldwin Montero

00:09 / 27 de octubre de 2015

Ayer, en un acto en El Alto, oí a la concejal Wilma Alanoca convocar al voto por la repostulación de Evo Morales el 21 de febrero próximo. Lo hizo, como ya lo escuché antes en otras voces, vinculando la aspiración política del oficialismo con la aspiración marítima de los bolivianos. “Quiero que me respondan, por favor hermanos, ¿mar para Bolivia?”, preguntó la expresentadora de Tv, a lo que los asistentes al acto contestaron “¡Sí!”, respuesta que se repitió para la siguiente pregunta: “¿Proceso de cambio?”. Luego consultó cuál será la respuesta de los alteños “al pedido de permiso” presidencial para repostularse y el coro se repitió: “¡Sí!”.

No soy de los que cuestiona la decisión oficialista de buscar una modificación constitucional para que se autorice una tercera repostulación, aún sabiendo que el Presidente asumió un compromiso verbal de no hacerlo. Es más, creo que están en su derecho de repetir el pedido si continúan en 2025 o de plantear la repostulación indefinida si quieren.

La Constitución Política del Estado determina que su reforma parcial podrá iniciarse por iniciativa popular (firmas del 20% del electorado) o mediante ley de reforma constitucional aprobada por dos tercios de voto en la Asamblea Legislativa Plurinacional y que finalmente será el voto de los bolivianos el que decida en las urnas. El oficialismo cumplió procedimientos, hizo uso legítimo de su mayoría y estamos a cuatro meses de volver a las mesas de votación.

Pero habrá que ser claro en algo, el voto no será para pronunciarnos directamente por la repostulación de Evo Morales, sino para aprobar o rechazar una reforma constitucional que autorice a presidentes y vicepresidentes, sea quienes fueren, a repostularse dos veces consecutivas; vale decir que tengan la posibilidad de gobernar el país por 15 años.

Que para unos ese tiempo sea insuficiente para consolidar un proyecto de gobierno y que para otros sea suficientemente largo para enraizar la corrupción y las malas prácticas es una discusión de nunca acabar.  Al final, los bolivianos decidiremos, para bien o para mal, y tendremos que hacernos responsables por los efectos de nuestras decisiones.

Pero lo que no está bien, lo que es absolutamente reprochable, es que se vincule el tema marítimo a un llamado de voto por el “Sí” a la repostulación. No puede ser que un anhelo nacional sea incluido en los discursos de campaña política.

Dirán que se trata de preguntas que no tienen relación la una con la otra, que una de ellas consulta sobre una aspiración nacional y otra sobre una aspiración política, pero ponerlas juntas tiene un solo objetivo y es enviar el mensaje de que el éxito de la causa marítima está condicionado a la continuidad gubernamental.

Eso no es cierto. El propio Presidente ha destacado que ahora existe una política de Estado en este asunto y ése ha sido uno de los factores que han llevado a Bolivia a conseguir sus primeros éxitos en esta cruzada.

Por eso debería ponerse en práctica el compromiso de no incluir el tema marítimo en los discursos de tinte político. Creo que eso resta antes que sumar, porque resta al país. Los bolivianos estamos aprendiendo a dejar nuestras diferencias políticas más radicales cuando se toca el tema del mar, como con el ejemplo lo han demostrado el actual y los expresidentes, y no deberíamos poner en riesgo ese proceso.

El oficialismo tiene muchísimas otras banderas que mostrar para convencer de su propuesta de continuidad y tiene el aparato y los recursos para hacerlo. Los actores que insisten en incluir el tema marítimo en sus discursos de campaña parecen tener dudas de que la población esté convencida de sus planteamientos.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia