Columnistas

El mar de La Haya

En Perú, el gran ganador del fallo de la Corte de la Haya será el expresidente Alan García

La Razón (Edición Impresa) / José Rafael Vilar

00:00 / 21 de enero de 2014

Cuando el presidente de la Corte Internacional de Justicia (CIJ) lea el 27 de enero de 2014 el fallo de sus 16 jueces (el boliviano René Blattmann Bauer lo fue entre 2003 y 2009) en la disputa entre Chile y Perú sobre la soberanía de una franja marítima, ambos países concluirán sus disputas territoriales desde la tripartita Guerra del Pacífico, y que inició su última etapa el 16 de enero de 2008 con la demanda peruana.

Perú reclama la división equitativa de la soberanía en una zona marítima del océano Pacífico de aproximadamente 37.900 km², considerados propios por Chile; el estatus de un triángulo marino de 28.471,86 km² que Chile considera alta mar y Perú parte de su dominio marítimo, y la disputa de menos de 0,04 km² en tierra por divergencias interpretativas del Tratado de Lima de 1929. La defensa chilena se basa en que esos límites se fijaron en la Declaración sobre Zona Marítima de 1952, entre Chile, Ecuador y Perú; y el Convenio sobre Zona Especial Fronteriza Marítima de 1954 (suscrito por los mismos Estados), sobre los que Perú no reclamó hasta 1980.

Hoy ambos países, miembros de la Alianza del Pacífico, priman sus actuales excelentes relaciones sobre las consecuencias económicas del fallo sobre la zona en litigio (principalmente pesca). Como mencioné en mi reciente artículo Chile y Perú en La Haya, ¿y Bolivia?, el comercio mutuo entre ambos países (cada vez más liberado) supera los $us 4.300 millones anuales; en 2013 las inversiones peruanas en Chile bordearon los $us 10.000 millones, y las chilenas en Perú llegaron a $us 13.600 millones ($us 16.000 millones en 2016). Eliminando tensiones, ambos presidentes y sus cancilleres han dado declaraciones conciliatorias: “acataremos y ejecutaremos la sentencia” (Ollanta Humala); y “La agenda del pasado nos ha dividido (pero la del futuro) definitivamente nos une” (Sebastián Piñera), mientras la canciller peruana, Eda Rivas, dijo que “una vez emitido el fallo, seguiremos siendo vecinos de Chile” y el fallo se recibirá con “calma, serenidad y unidad”; a su vez Alfredo Moreno, su par chileno, afirmó que en Chile lo esperan con “tranquilidad” y “sin triunfalismo”.

Para Bolivia, coincido plenamente con Fernando Salazar Paredes, quien afirma, en su artículo Perú-Chile en La Haya: salga lo que salga nos salpicará, que el fallo tendrá fuertes implicaciones en la demanda boliviana ante la CIJ para obligar a Chile negociar de “buena fe” un corredor soberano al océano: cualquiera de los tres escenarios posibles tras el fallo (que dé la razón a Perú, que se la dé a Chile o que sea salomónico) incidirá, con mayor o menor negatividad, sobre Bolivia.

Volviendo a Perú y Chile, el gran ganador peruano será el expresidente Alan García  —nuevamente candidato—. Si Perú gana, reclamará que él fue el gestor de ese triunfo; y si pierde, culpará al actual gobierno que la administró. En Chile, Piñera Echenique cierra su mandato con la mejor aceptación de su gestión, y podrá aducir que la anterior administración de su sucesora Michelle Bachelet (quien también enfrentará la boliviana) llevó a esa demanda.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia