Columnistas

La ‘marcha de las sillas’ no fue a Río

Los anormales somos nosotros, electores de discapacitados faltos de criterio y de corazón.

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Ichaso Elcuaz

00:10 / 09 de septiembre de 2016

Aquilino Gutiérrez corre en silla de ruedas. Es un runner incansable, ha participado en cada una de las corridas organizadas desde  2013 por el preparador físico y profesional en educación física Marco Ortiz, y en otros eventos similares. Me lo crucé en la Corrida de Santa Cruz de la Sierra, organizada por el Círculo de Periodistas Deportivos en octubre de 2015; y en la Maratón de Santa Cruz de la Sierra, donde ambos lucimos orgullosos nuestros números en la pechera: logramos los 5 km. En agosto de 2015, Aquilino participó en los Juegos Nacionales, con la mirada puesta en los Juegos Paralímpicos de Río de Janeiro. Me acuerdo verlo luchando con el rodamiento de su silla de ruedas que se aflojaba mientras se movía acompasadamente, veloz y potente, impulsado por sus poderosas manos y brazos. Cerquita, casi a su lado, lo acompañé en varios recorridos, un poco andando, otro poco al trote, sin poder alcanzarlo; y cuando la flojera o el cansancio parecían superarme, lo miraba adelante, enroscando la tuerca de su silla sin parar de correr, visión que me infundía aliento y que me ayudó a alcanzar la meta... felices y campeones de nosotros mismos.  

Desde el 7 de septiembre se realiza la tercera versión de los Juegos Estudiantiles de Educación Especial en el estadio Tahuichi Aguilera, en la que participan 315 representantes de 28 centros educativos de Santa Cruz. Compiten niños con diferentes capacidades intelectuales, visuales, auditivas y motoras, en las disciplinas de natación y atletismo. Según el Censo de 2012, solo en el departamento cruceño habitan al menos 117.194 personas con discapacidad, de las cuales 11.140 tienen dificultades auditivas, aún con audífonos; 10.264 tienen alguna dificultad para hablar, comunicarse o conversar; y 13.418 tienen alguna dificultad para recordar o concentrarse.

El 7 de septiembre, vaya casualidad, comenzaron los Juegos Paralímpicos de Río 2016. El mundo entero vio desfilar a las delegaciones de deportistas de cada país, menos a la de Bolivia. El país no envió a ningún representante, como si no tuviera atletas destacados, o como si decidiese esconderlos... o castigarlos.

Aquilino no fue, tampoco ninguna de las personas con discapacidad que participaron en la “Marcha de las sillas”, epopeya protagonizada por más de un centenar de hombres, mujeres y niños que superaron las adversidades del clima, las dificultades físicas y el encono gubernamental; recorriendo cientos de kilómetros desde Cochabamba, el 21 de febrero, hasta su arribo a la ciudad de La Paz, el 25 de abril; y luego permanecieron en aprontes debajo de 30 carpas en la sede de gobierno, y en otras ciudades en una vigilia que duró más de 100 días, con muertos incluidos.

Los anormales somos nosotros, electores de discapacitados faltos de criterio y de corazón, que debemos respeto a las personas con discapacidad, a quienes deberíamos pedirles perdón. Perdón por negarles un bono ridículo; mientras se obliga a pagar un doble aguinaldo para otros, o se entrega dádivas financieras para la infancia, a la que no se le debe regalar dinero; perdón por construir ciudades sin puertas anchas, calles, accesos y veredas sin rampas, sin aceras planas y amplias, sin pasos peatonales ni barandas; perdón por negarles escuelas debidamente acondicionadas y maestros preparados para enseñar en las diferencias; perdón por la indiferencia y la hipocresía, por la palmadita, por olvidarlos o hacer como que no existen; o peor, por despreciarlos todos los días.

Cuando desperté de la ensoñación de la ceremonia de inauguración que lucía a los héroes verdaderos reunidos en Río me acordé de Aquilino; pensé en Evo y su rodilla inútil; moví mi hombro dislocado en recuperación y sentí vergüenza de un sistema político vacío de ideas, insensible, alejado del sentido verdadero del Estado y el bien común.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia