Columnistas

‘A matar blancos’

La violencia sembrada está recogiendo sus frutos en sus propios hijos

La Razón / Esteban Ticona Alejo

01:15 / 22 de diciembre de 2012

Así titula uno de los capítulos del libro Estúpidos hombres blancos del escritor y cineasta estadounidense Michael Moore. Esta obra de profunda sátira sociopolítica a la sociedad “gringa” dominante, recoge algunas frases del vivir y sentir de los ciudadanos comunes, como: “Los blancos me dan miedo terrible. Puede que resulte difícil de entender visto que soy blanco, pero justamente por eso sé lo que digo”, “desde la cuna se nos ha enseñado que la gente a quien hay que temer es de otro color”. Pero según la crítica de Moore, “todos aquellos que me han perjudicado en la vida eran blancos”.

Después de la matanza en una escuela de educación primaria de Newtown, Connecticut (EEUU), que ha dejado un saldo de 26 muertos, entre ellos 20 niños y niñas, además, del propio asesino y su madre, en diferentes espacios de opinión pública se ha dicho algunas cosas, como “el problema es el acceso a las armas”, “hay que regular mejor la compra de armas”, “siempre hay en todas partes algunos locos y violentos”, “son pequeñas anormalidades de ciudadanos del sueño americano”, en fin. Que en el fondo son buenos justificativos a la sociedad “desarrollada” capitalista, cruel y violenta. Pero no se dice, ¿por qué la sociedad estadounidense se está armado hasta los dientes y es tan violenta? ¿Cómo explicamos una seguidilla de acontecimientos similares —a la matanza citada— de una colectividad que supuestamente es la más abierta e incluso la más civilizada? En fin, seguiríamos con una chorrera de preguntas y preguntas.

Al parecer, el resultado de toda esta crueldad será la reducción de la venta de armas. Se dice que se discutirá una ley que prohíba la venta indiscriminada de armas de fuego. ¡Qué manera de vender y comprar armas tan sofisticadas! ¿Es como hacer gala del país fabricante de armas para las guerras? La reducción de armas, ¿solucionará más hecatombes espantosas? Creo que la actitud cruel de algunos ciudadanos con sus similares, es un reflejo de una larga construcción mental, colonial y guerrerista gringa, que siempre apostó por la violencia como el camino para la solución de los problemas internos y externos. Esto hace hoy que se hable de ciudadanos con problemas de “salud mental” y no es exagerado decir también que existe una sociedad enferma, depositaria de tanta violencia y colonización. ¿Acaso los gringos no han aniquilado a los indios originarios?, aún hoy difunden las películas como “los pioneros” de la colonización y la civilización india de varias regiones de Estados Unidos. Ni qué decir de las intervenciones a otros países del mundo, lo más reciente es a los países árabes. Hoy, a pesar de tener un presidente negro, Barack Obama, Premio Nobel de la Paz, la mentalidad sigue siendo blanca, troglodita y asesina.

No he escuchado voces críticas del pueblo estadounidense, incluso de la numerosa colonia latina, manifestarse contra esa forma de aniquilamiento o de autoaniquilamiento al ser humano y a la vida. A Estados Unidos armados, le sucede la gran paradoja, que la violencia y colonialidad sembrada, está recogiendo sus frutos en sus propios hijos. ¡Qué lamentable! Pero así es la realidad.

K’ank’a jaqinakaxa, jupanakan sartawinakapaxa, lurawinakapaxa janipiniwa walikiti. Kamisaraki ukhan jiwarayxapxanisti wawanakaruxa.

Etiquetas

Documento sin título

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia