Columnistas

1.200 millones de dólares

Al ser estatales, los FSI tienen la obliga-ción de alinearse con los planes de desa-rrollo de sus países.

La Razón / Pablo Rossell

04:45 / 08 de marzo de 2012

El título de esta columna es la cantidad de dinero que, anunció el Gobierno, invertirá en sectores productivos como madera, alimentos y otras manufacturas.

Aún no sabemos cómo se invertirá este dineral, así que este columnista decidió compartir con el respetable lector algunas experiencias internacionales de inversión estatal que parecen interesantes.

Como se puede apreciar, según los síntomas de la crisis financiera que hoy por hoy atraviesan los países más desarrollados, el capitalismo actual está fuertemente determinado por la especulación en los mercados financieros, mediante fondos de inversión de pensiones, bancos y otras entidades financieras que transan bonos, acciones, derivados y otros instrumentos.

En sintonía con la importancia del sector financiero en la economía global, muchos países en vías de desarrollo decidieron en su momento conformar entidades de inversiones, similares a las que actúan en Wall Street, pero que sean de carácter estatal. A eso se llama los “Fondos Soberanos de Inversiones” (FSI). Los FSI están controlados por los gobiernos y es de esperar que realicen sus inversiones combinando criterios de rentabilidad con criterios políticos. En realidad, a veces, este aspecto no es reconocido formalmente; pero vamos, Ud., siendo gobernante... ¿realmente se negaría a dar una orientación política a sus inversiones? Sinceramente, ¡pues!

De hecho, gran parte del rescate de empresas y bancos en crisis durante los últimos años se ha dado gracias a la intervención de los fondos soberanos de inversiones. En particular, de ciertos FSI de Oriente Medio que han intervenido para rescatar algunos bancos de Estados Unidos. Por otro lado, cuando un FSI chino quiso comprar una compañía de venta de mercadería en California, los legisladores estadounidenses bloquearon la iniciativa. Las implicaciones políticas son obvias.

Según el  Sovereign Wealth Fund Institute (una entidad de investigación y consultoría sobre FSI basada en EEUU) los más grandes fondos soberanos de inversión son: el Abu Dhabi Investment Authority, el SAFE investment Company (China), el Government  Pension Fund (Noruega), el SAMA Foreign Holdings (Arabia Saudita), el China Investment Corporation (China) y el Kuwait Investment Authority (Kuwait). Estamos hablando de fondos realmente grandes que, sumando sus activos, superan los tres billones de dólares. La riqueza de estos fondos (excepto en el caso de China) proviene de... ¡el petróleo! O sea que los países ricos en hidrocarburos ya pensaron en su momento (como Bolivia piensa hoy) en invertir sus excedentes para el bienestar de las futuras generaciones.

Pues bien; los FSI tienen la ventaja de ser entidades especializadas en inversiones. Al ser estatales, tienen la obligación de alinearse con los planes de desarrollo de sus respectivos países. Creo que, dada la magnitud de los recursos para inversión, un FSI a la boliviana sería un instrumento idóneo para canalizar flujos de inversión hacia sectores prioritarios para el país (siempre en un sentido de fortalecimiento del tejido productivo nacional), hacia las empresas estratégicas (así YPFB no dependería de normas de excepción para usar las reservas), e incluso hacia infraestructura, si así fuera necesario.

Dentro de la maraña de opciones de instrumentos de inversión para los $us 1.200 millones, vale la pena considerar un FSI. Hay buena experiencia internacional por detrás.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia