Columnistas

No a los minibuses

Desde 1993 la circulación de minibuses en la ciudad de Santa Cruz está prohibida

La Razón (Edición Impresa) / Gabriela Ichaso Elcuaz

00:01 / 21 de mayo de 2015

Para quienes no están enterados, desde 1993 la circulación de minibuses en Santa Cruz de la Sierra está prohibida. ¿Por qué hoy se acuerda la Alcaldesa de que no deben ingresar los minibuses a nuestra ciudad, a nuestro municipio? Porque hay una orden judicial que la obliga a cumplir la Ordenanza Municipal 11/92 que establece esta prohibición. Y no se trata de que negocie si entran hasta el primer o segundo anillo, la ordenanza prohíbe la circulación de minibuses en todo el municipio, cuyos límites están demarcados al norte por el décimo anillo y la pista de operaciones aéreas de Viru Viru; al este por el Jardín Botánico municipal, que limita con el municipio de Cotoca; al oeste por el cartel de bienvenida del municipio de La Guardia; y al sur por el distrito Palmar del Oratorio.

Los minibuses que prestan servicios en otros municipios deben contar con terminales o paradas de trasbordo en esas regiones o terminales interprovinciales, establecidas por el Gobierno Municipal de Santa Cruz para tal efecto, al igual que para cualquier otro medio de transporte público terrestre hacia o desde las provincias que no llega o sale a la Terminal Central de Buses.

En días pasados, los propietarios y conductores de minibuses bloquearon con sus vehículos las principales vías de circulación de esta ciudad de cerca de 2 millones de habitantes. ¿Por qué nos movilizamos ahora? Porque este bloqueo nos colmó el sentido común: si la norma, la ley u ordenanza existe (que sí existe), es para cumplirla. Hoy son los minibuses, mañana serán los micros destartalados u otros medios de transporte inadecuados e ilegales que se autodenominan públicos solo porque cobran pasaje.

Más de 6.000 ciudadanos se han unido a través de Facebook formando un movimiento ciudadano, cansados de que el transporte público no sea el servicio que todos deseamos, uno al que podamos acceder libremente, seguros y contentos; y no se convierta en el arma (abusiva, amedrentadora, violenta) con la que unos cuantos se imponen a los derechos de los demás.

Resido en la ciudad de Santa Cruz desde 1977, en aquel entonces el único medio de transporte que teníamos los adolescentes del barrio Hamacas eran los colectivos de la línea 10, más grandes que los minibuses (prohibidos desde 1993); posteriormente llegaron los Coaster que suplantaron a la vieja línea por una nueva, la 56; e incluso estos vehículos han quedado desfasados para avenidas radiales y anillos de circunvalación.

En otras ciudades latinoamericanas de tamaño similar a la nuestra estos coches son usados como transporte para eventos o personal de empresas, pero aquí se resisten a sustituirlos por otros más adecuados. He transitado las calles de Santiago de Chile, Buenos Aires, Sao Paulo, Nueva York y Madrid, y no he tenido que hacerlo en taxi o en vehículo particular, porque desde chica aprendí que el principal medio de transporte urbano es el público. Así que, a quienes defienden los minibuses en estos lares y se las dan de progresistas, sepan que a todos nosotros, a los que viven en barrios pobres o ricos, en barrios alejados o céntricos, nos corresponde luchar por un transporte público tal como lo merecemos.

Si yo fuera alcalde, licitaría todas las líneas (aquellas cuyos recorridos están correctamente establecidos claro está), y entonces se sabría si realmente quienes proporcionan estos servicios no tienen dinero o no pueden acceder a un crédito que les permita adquirir autos seguros y cómodos para todo tipo de pasajeros: jóvenes, niños, mamás y papás con cochecitos, personas portando bicicletas, ancianos, discapacitados... Sin embargo no lo soy, y exigir un transporte adecuado que esté al servicio de la comunidad es lo mínimo que me permito.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia