Columnistas

Mirando hacia el sur

La Razón (Edición Impresa) / Marlene Quintanilla

00:17 / 10 de diciembre de 2019

Dicen que Bolivia es un país donde lo posible es imposible y lo imposible, posible. Probablemente esta lectura sea acertada. A más de tres meses de los incendios en la Chiquitanía, está latente nuestra preocupación por los daños e impactos que dejó este ingrato suceso. Si bien no se trata de un fenómeno nuevo (en los últimos 19 años se han afectado 3,7 millones de hectáreas (ha) en promedio al año, la mitad (1,5 millones de ha/año) en Santa Cruz, este año la repercusión fue distinta por varios factores. Entre otros, por la incursión de nuevos actores, nuestros jóvenes, quienes lograron hacer escuchar su voz, colocando la mirada hacia el sur del planeta en la agenda nacional e internacional; porque tratándose de la Chiquitanía cada hectárea incendiada calaba muy profundo en cada familia. Y porque la impotencia y necesidad de hacer algo tuvo una connotada repercusión dentro y fuera del país.

Este 2019 nos deja grandes lecciones, lo ambiental importa y mucho más de lo que se estimaba. Según la FAN, se incendiaron 6,4 millones de ha en el país, 4,1 millones de éstas en Santa Cruz; el 43% (1,8 millones) corresponden a 18 áreas protegidas (cuatro nacionales y 14 subnacionales). A su vez, el 34% de estos incendios afectaron a ecosistemas no intervenidos (áreas nuevas). Por otro lado, el 12% (509.000 ha) afectó a seis territorios indígenas, y el restante 45%, a otras áreas como humedales de importancia mundial (sitios Ramsar). La mirada ambiental de los últimos años ha recorrido un camino difícil. Desde 2005 hasta 2018, la deforestación ascendió un 77%, pasando de 4,4 a 7,8 millones de ha. La eliminación de nuestros bosques es una deuda que va creciendo y que tendremos que explicar a nuestros jóvenes y niños, a quienes les estamos heredando un planeta con menos oportunidades ambientales. Nuestro adormecimiento de los últimos años tiene que cambiar, lo ambiental es una base esencial del desarrollo.

Los signos vitales del planeta están peor que nunca. Las emisiones alcanzaron niveles récord este año con 412 ppm de C02 (NASA). El incremento de la temperatura en la última década es sin precedente. La deforestación y los incendios se masificaron en todo el mundo. Cientos de jóvenes como Greta Thunberg (Sueca) o Luisa Neubauer (Alemania) buscan ser escuchados en la XXV Conferencia de las Partes de Cambio Climático de la ONU (COP25) para salvar el planeta.

Es tiempo de actuar. Estamos formando parte del problema antes que de la solución. Tenemos que transformar nuestras acciones y preguntarnos qué planeta le estamos dejando a nuestros hijos. La política ya no puede estar subordinada al crecimiento económico, al costo del futuro de nuestros jóvenes.

* Directora de Investigación y Gestión del Conocimiento de la Fundación Amigos de la Naturaleza (FAN).

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5
6 7 8 9 10 11 12
20 21 22 23 24 25 26
27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia