Columnistas

‘No mires mi ganadito’

Por lo menos en La Cumbre no hay dueños ni patrones, por muy campesinos que parezcan

La Razón (Edición Impresa) / Freddy Morales

00:01 / 02 de mayo de 2015

El “no mires mi ganadito” siempre llega acompañado de una sarta de amenazas, piedras y hondas en la mano. A las amenazas le siguen unas palabras conciliadoras: “Si quieres, págame”. Sucede, comprobado, en dos lugares muy promocionados como sitios turísticos de La Paz: en Pampa Larama y en La Cumbre.

El ganadito al que hacen referencia los campesinos son llamas o alpacas, animales que, por supuesto, convocan la atención del visitante nacional o extranjero. Es inexplicable que se visite lugares turísticos del país ampliamente promocionados, y al momento de intentar sacar una fotografía, el visitante se encuentre con una o un campesino blandiendo una honda, o con las manos cargadas de piedra para estrellarlas contra tu humanidad o contra los vidrios del vehículo en el que llegaste (atraído por la publicidad de la municipalidad o del Ministerio de Culturas).

Resalto lo de la promoción turística porque no se trata de turismo de aventura en sitios donde no se sabe qué se va a encontrar; no se trata de que uno asume el riesgo de llegar bajo propia responsabilidad porque no conoce las reglas. No, nada de eso. En este caso en concreto se trata de dos lugares a los que las autoridades municipales y nacionales invitan a visitar, e incluso se organizan tours para tal efecto durante los fines de semana.

Y claro, de buena fe, aceptas la invitación. Te bajas del vehículo para sacar fotografías o grabar las bellas imágenes de ambos sitios turísticos, pero antes del primer click te encuentras con un(a) campesino(a) que te amenaza y te pide plata. ¿Cuánto? En La Cumbre una señora de pollera no acepta menos de $us 20 o Bs 100; y lo propio ocurre en Pampa Larama.

Ante tal agresividad se te cruzan los sentimientos. Bronca, porque visitas un lugar de tu país donde te reciben con amenazas e insultos. Y sabes que la libre circulación por cualquier parte del territorio es uno de tus derechos. No sabes explicar por qué, sin provocar daño a nadie ni a nada, te amenazan, (ni las llamas ni alpacas se despintan, enflaquecen o explotan de gordas por una fotografía). Pasas vergüenza y te sientes extorsionado, porque te tratan mal para sacarte dinero. Y sientes que estás ante una gran miseria humana, pues se aprovechan de la buena fe de la gente que visita sitios promocionados como turísticos para sacarles dinero a la mala. Ni quiero imaginar lo que siente y piensa un turista extranjero, quien en lugar de llevarse la fotografía de una llama,  registra en su mente la imagen de ese boliviano amenazándolo con piedras y hondas, con el propósito de sacarle dinero.

Además resulta que por lo menos La Cumbre ha sido decretada como parque nacional. De modo que allí no hay dueños ni patrones, por muy campesinos que parezcan. Y el Estado no les cobra por el agua ni por el forraje con el que se alimentan sus llamas.

Para no quedarnos únicamente en el llanto, a continuación planteo algunas propuestas. 1) Se podría cercar el ingreso a esos lugares para que no entre nadie. 2) Se podría cobrar el ingreso a esos lugares, de modo que los campesinos obtengan dinero sin necesidad de amenazar ni insultar a nadie; y que el visitante disfrute, sin miedo, de las maravillas de la naturaleza, todo con la venia de las dirigencias campesina, nacional y comunitaria. 3) Si nada de lo anterior es atinado, se podría proponer y hacer algo desde la municipalidad y el Ministerio de Culturas para terminar con esta vergüenza.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia