Columnistas

El mito de los inmigrantes malditos

El mercado receptor no solo no se perjudica con los inmigrantes, sino que se beneficia grandemente

La Razón (Edición Impresa) / Alejandro A. Tagliavini

00:41 / 15 de julio de 2015

Según la ONU, el PIB de América Latina solo avanzará 0,5% este año y 1,7% el próximo, 1,9 y 1,4 puntos porcentuales menos que lo proyectado anteriormente, debido al descenso de los precios de las materias primas y la fragilidad de varios países. Sin embargo, hay países como Bolivia, Paraguay y Perú que crecerían más del 4%. En contraste, el PIB mundial progresará 2,8% este año y 3,1% el próximo, 0,3 y 0,2 puntos menos de lo que se estimaba anteriormente. En la Unión Europea (UE) el PIB progresaría 1,6% este año y 1,9% el próximo, ligeramente por encima de lo previsto hace seis meses; y EEUU crecería 2,8% en 2015, pero en 2016 “solo” 2,7% frente al 3,1% que se esperaba en enero.

Por otro lado, el clima de negocios en Latinoamérica cayó en abril a su peor nivel en seis años, y no era tan bajo desde enero de 2009, según la Fundación Getulio Vargas de Brasil. El llamado Índice de Clima Económico cayó desde 75 puntos en enero hasta 71 puntos en abril (29 por debajo del promedio de 100 puntos de los últimos diez años), y viene cayendo gradualmente desde los 95 en enero de 2014. Por el contrario, el índice para el mundo subió desde 106 puntos en enero hasta 110 en abril. Para remate, la tasa de desempleo regional llegaría a 6,2% en 2015, luego de haber anotado 6% en 2014, según la CEPAL.

Así las cosas, según el BID, el total de remesas recibidas en América Latina ascendió a $us 65.382 millones, superando el máximo alcanzado en 2008, con un aumento del 8% en México hasta los $us 23.645 millones (más de un tercio del total); del 7,4% en América Central hasta los $us 15.782 millones, y del 6,3% en el Caribe hasta los $us 9.962 millones. Solo Sudamérica registró una caída en 2014, del 1% con respecto al año previo, hasta cerca de los $us 16.000 millones. Las remesas representan una fuente importante de recursos para muchas naciones, al punto de que en Honduras, El Salvador y Nicaragua suponen más de una sexta parte del PIB; y en Haití, el país más pobre de la región, un cuarto de toda su riqueza anual.

La crisis en España, el segundo país de origen de las remesas a la región, ha provocado que el flujo de remesas se haya visto seriamente afectado. Pero la progresiva mejora española hace que el estudio proyecte un aumento de remesas en 2015. A su vez, la recuperación económica, la caída del desempleo y la moderada mejora de los salarios en EEUU han permitido una mejora de los envíos de remesas. A fines de 2014 había 21,8 millones de inmigrantes originarios de Latinoamérica y el Caribe, un aumento anual del 6,2%. En 2014, la remuneración semanal media de los inmigrantes en EEUU alcanzó los $us 594, el mayor valor de los últimos 14 años, implicando una tasa de crecimiento anual del 2,7%.

En fin, de todo esto se desprende que la curva de oferta y demanda se cumple estrictamente en el flujo de inmigrantes. Es decir, cuando los salarios son mucho más altos en los países receptores y en la medida en que se mantengan, los flujos de inmigrantes crecerán, hasta que, por el exceso de oferta, las remuneraciones bajen tanto que el flujo disminuya. En definitiva, el mercado receptor no solo no se perjudica con la llegada de trabajadores, sino que se beneficia, de hecho, por eso paga esos salarios más altos que el país de origen de los inmigrantes. Cuando ya no necesite mano de obra, bajarán los salarios al punto de que se interrumpirá el flujo.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia