Columnistas

¿Una mujer sin importancia?

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Antonio Carrasco

00:50 / 13 de septiembre de 2014

Gracias por ese momento”, es el título del libro autobiográfico que Valerie Trierweiler, la excompañera del presidente francés (François Hollande), acaba de publicar con un tiraje de 200.000 ejemplares de 320 páginas (Ed. Les Arenes), en las que cuenta en micro detalle los avatares de su intimidad conyugal durante los últimos diez años, antes de ser despedida con armas y bagajes del Palacio Eliseo, el 14 de enero último. Recorrer esas líneas cargadas de venganza nos conduce desde el lecho hasta el baño, pasando pasillos y salones que despiertan el morbo voyerista de penetrar fácilmente en la alcoba del  Mandatario —aún en funciones— de la quinta potencia mundial.

Conversaciones privadas en las que cualquier pareja habla sinceramente sin temor a ser grabada son reproducidas en despiadada selección para perjudicar políticamente a su examante, con el objetivo adicional de demoler su personalidad ante sus compatriotas y partidarios socialistas. Prudente, Hollande es soltero de vocación. Jamás contrajo nupcias ni siquiera con la madre de sus cuatro hijos, Segolene Royal, quien fuera candidata presidencial en 2007 y es hoy su Ministra de Ecología.

Fueron amores clandestinos con  Trierweiler el motivo de ruptura con Segolene, y ahora, irónicamente, es el turno de aquella de probar su propia medicina. La gresca se produjo cuando paparazis convenientemente agazapados fotografiaron al Jefe del Estado francés montado en su motoneta, con casco en la cabeza y fuego en el corazón, ingresando a la vivienda de la atractiva actriz Julie Gayet (41). Eran las dos de la mañana y el Mandatario había corrido a los brazos de su nueva amada para satisfacer sus apuros. Ese gesto de romanticismo medioeval no fue apreciado por Trierweiler, quien entonces fungía como Primera Dama. La sexagenaria relata que al enterarse por la prensa de semejante infidelidad, ingirió una fuerte dosis de barbitúricos que la llevaron al hospital. Periodista de profesión, una vez recuperada, cogió la pluma y redactó el brulote más ácido de la historia de la V República. El ataque sucede cuando el estadista alcanza apenas el 13 % de opinión positiva en las encuestas, en momentos de atroz desempleo y de un crecimiento estancado. Para colmo, el libro denuncia que “el Presidente no ama a los pobres. El hombre de izquierda, los llama en privado ‘los desdentados’, festejando su propio chiste”. Esa insidia impacta fuertemente en Francia, que recuerda a los “sans culotte” (sin calzón) de la Revolución Francesa. Trierweiler prosigue refunfuñando que durante los 20 meses que ofició de primera dama tenía que entrar al palacio por la puerta lateral, como la “ilegítima”. Sin embargo, afirma que la programación de su boda para 2012 se rompió cuando la intrusa actriz ocupó la cabeza y las pulsiones del político. También recuerda que “cada caída una nueva encuesta  lo descomponía y tenía que buscar al culpable entre los otros y en mí”. Su desdén se delata más adelante, al  revelar que en estos últimos meses, después del rompimiento, Hollande le envió flores y mensajes de texto, tratando de reconquistarla. Francia ya está acostumbrada a este tipo de comedias, que incluyen al anterior presidente Nicolas Sarkozy, cuya mujer lo dejó, no obstante su alto cargo, para irse a vivir con un simple promotor de eventos. Ella también lanzó un folletón ofensivo, pero Sarkozy,  pragmático, se casó en menos de dos meses con la cantante Carla Bruni, rica, bella y famosa.

La Trierweiler, a quien sus vecinos socarronamente la apodan Rottweiler debido a sus rasgos molosoides, su agresividad y su propensión a morder al prójimo, se embolsillará medio millón de euros por derechos de autor, pero la crítica generalizada  a su oportunismo ha aumentado el nivel de impopularidad que ya era suyo, antes del escándalo que la alejó del Mandatario.

Entretanto, Francois Hollande, agobiado por su ineficiente ejecutoria, confronta la alternativa de disolver la Asamblea Nacional para renovar la confianza ciudadana o renunciar a su mandato, anticipando las elecciones presidenciales. 

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4 5 6
7 8 9 10 11 12 13
14 15 16 17 18 19 20
21 22 23 24 25 26 27
28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia