Columnistas

‘Un mundo maravilloso’

En la cinta, el Gobierno se empeña en construir, a través de los medios, una realidad que dista de la pobreza cotidiana.

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Ernesto Ichuta Nina

00:14 / 18 de noviembre de 2017

La película Un mundo maravilloso del director mexicano Luis Estrada, ridiculiza la forma en la que el Gobierno se empeña en construir, a través de los medios de comunicación, una realidad que dista de la pobreza cotidiana de los mexicanos. Tal alegoría puede ser aplicada en la Bolivia de hoy, por la forma en la que los gobiernos publicitan sus acciones para hacer ver una realidad que contrasta con aquello que parece que se resiste a cambiar.

Podríamos mencionar, por ejemplo, aquel arsenal teórico que se produjo en ocasión del ascenso de Evo Morales al poder y que justificó el advenimiento de tiempos de cambio, de no ser porque ese arsenal forma parte de los estantes de biblioteca como “la revolución” que se redujo a la defensa de un gobierno desvirtuado. También podríamos mencionar la configuración en aquel entonces de un gobierno desde los movimientos sociales que hizo imaginar en la configuración de un poder verdaderamente popular, de no ser por su frágil estructuración y la recomposición de las clases medias que hoy conforman el aparato burocrático del Estado, agotando la buena idea de la descolonización.

En cuestiones más prácticas, otro ejemplo lo conforma la Ley Anticorrupción Marcelo Quiroga Santa Cruz, que se antojaba como una norma capaz de impulsar la moralización de la función pública, de no ser por su corto alcance, tanto que una nueva norma (la Ley 974, que reglamenta el funcionamiento de las unidades de transparencia de las entidades estatales) pretende afrontar un fenómeno que aquella no pudo y que ahora muestra su peor rostro.

Podríamos mencionar también las elecciones judiciales que se avecinan y que prometen el fin de la retardación de justicia, así como el acabose del privilegio de los ricos, de no ser por el carcomido sistema judicial cuyo cambio no depende de la elección directa de los magistrados, en tanto existen personas detrás del poder que gozan de privilegios y prerrogativas no devenidas de procesos electivos. Basta mencionar la kafkiana institución de Derechos Reales, cuyo pesado funcionamiento otorga incentivos a las redes de corrupción para aprovecharse de la falta de instrucción de los ciudadanos, de su condición de vejez o de su falta de tiempo.

Y en cuestiones más domésticas, podríamos mencionar la prédica de la soberanía alimentaria como un dispositivo que justificó la orientación ideológica del Gobierno, de no ser porque éste es incapaz de controlar las fronteras e impedir la proliferación de productos extranjeros en el mercado interno. Podríamos mencionar el caso de la Empresa de Apoyo a la Producción de Alimentos (EMAPA) como bandera de aquella prédica, de no ser por el acaparamiento que fomenta esta empresa, amén de la exultante cordialidad de sus funcionarios carentes de todo sentido de servicio, y que ante la falta permanente de azúcar, por ejemplo, alegan el absurdo de que ésta solo se vende en épocas de inflación, y que el producto es negociado por privados.

Y lo propio con el promisorio Plan de Desarrollo e Industrialización, de no ser por la ausencia de estímulos al productor local y la enajenación de los mercados a productos de procedencia china y que ahora nos permiten comer, vestir y dormir. También podríamos mencionar otro promisorio plan, el de Generación de Empleo para jóvenes, que busca garantizar el derecho de estos a un empleo digno, de no ser por la tecnificación y la lentitud del programa, además de la persistencia del amiguismo, el compadrazgo y la valoración de otros capitales sobre las capacidades de esa fuerza de trabajo que poco a poco se va acercando a la meta de ser una generación perdida.

Por último, podríamos mencionar el plan de desburocratización, la experiencia de los juegos plurinacionales, y la promoción de la nueva marca país como la parafernalia de un mundo maravilloso, de no ser por nuestra cruda realidad.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3
4 5 6 7 8 9 10
11 12 13 14 15 16 17
18 19 20 21 22 23 24
25 26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia