Columnistas

El mundo en 2012

Muchas cosas inimaginables hace un año presentan hoy escenarios totalmente indescifrables

La Razón / Jorge Zapp

01:41 / 14 de enero de 2012

El mundo no pinta bien para este año; muchas cosas inimaginables hace apenas 12 meses presentan escenarios totalmente indescifrables ahora. Literalmente centenares de millones de personas e inclusive canales internacionales, como Discovery y hasta  History Channel, han hecho eco a una predicción milenaria Maya sobre el fin del mundo en el solsticio de invierno de este año. Como físico, no le doy una probabilidad de siquiera uno en un millón a una hecatombe planetaria en ese día específico. El último gran aerolito que acabó con los caballos, camellos, elefantes y hasta con una cultura posiblemente Solutrence en Norteamérica ocurrió hace cinco millones de días, ni más ni menos. Mi recomendación es dejar esta preocupación al final, para felicitarnos por algo positivo... el último día de 2012.

En cambio, el mundo del euro se descuaderna conceptualmente. Como el comunismo, una moneda única parecería ser ideal para el mundo; sin embargo, al confrontar estas propuestas utópicas con respecto a la realidad humana, se estrellan contra el suelo como el aerolito o la alineación planetaria, tan esperados ahora. El comunismo termina en pobreza, militarismo y monarquías hereditarias; y la moneda única corre el mismo riesgo del esperanto.

Imaginemos una moneda que maniata los gobiernos de tal manera que en las épocas de vacas flacas no pueden pasarle al pueblo la cuenta de su descalabro. La inflación orquestada desde el Estado como tabla de salvación. Quien tiene la maquinita de fabricar billetes... salva al Estado como Roosevelt, pasándole la cuenta a los pobres. Todos los gobiernos socialistas de Europa en la euforia del euro se excedieron en sus gastos, y no tienen ahora cómo pagarlos. El euro no deja pasar la cuenta al pueblo. En esto, América Latina, con excepción de Venezuela, se ha convertido en un modelo de control monetario para el mundo. Deudas europeas que superan una y más veces el PIB, incrementadas en su costo por la descalificación internacional de su capacidad de pago (que apenas evalúa el riesgo de semejante irresponsabilidad) tienen a media docena de países al borde de la quiebra, y Alemania, la nación madre del euro, no encuentra recursos ni apoyo político para tapar semejante agujero. Vemos a Angela Merkel y a Sarkozy, líderes de antiguas naciones enemigas, luchando solitos para salvar su creación. Lo peor es que el concepto de la Unión Europea está ahora, de alguna manera, casado con el euro.

Por otro lado, la “primavera árabe”  y la amenaza nuclear iraní tienen en vilo a los consumidores de petróleo; China, superconsumidora, está atrapada; no sabe si descalificar a sus proveedores o a sus mercados ahora enfrentados. Exhibe las peores cifras de crecimiento de su historia reciente y una deuda social interna que demanda crecimiento a toda costa.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia