Columnistas

Casas y museos

La Razón (Edición Impresa) / Carlos Villagómez

23:24 / 14 de enero de 2019

La Fundación del Banco Central de Bolivia (FBCB) inauguró, en sus nuevas instalaciones del barrio de Sopocachi, un museo dedicado a la obra del pintor Fernando Montes. Ese acto tuvo dos dimensiones. Por una parte, presentar ese museo y, por otro, mostrar las renovaciones y restauraciones ejecutadas en esa casa patrimonial de principios del siglo XX. Ambas obras son muy acertadas y merecen nuestro aplauso.

Los responsables del museo Montes desarrollaron la espacialidad de las salas con un criterio acertado por su sentido estético. Desplegaron el trabajo en torno al color blanco, logrando una empatía con la obra pictórica. La pintura del genial artista tiene tonalidades blanquecinas, grises y ocres con témperas que él mismo preparaba con recetas centenarias.

Al entrar en las salas te envuelve una atmósfera que sirve a la exhibición de cada cuadro. Esa atmósfera realza la potencia estética de la propuesta de Montes, en la que las figuras humanas se funden con esos paisajes montaraces como si fueran entidades de una sola matriz. El hombre y la mujer se hacen montaña como en otros tiempos la Virgen María se volvió cerro.

Por otra parte, el mutismo que se propaga en cada obra es patente y te lleva a una mirada existencial de nuestro territorio y nuestra raza. Y esas experiencias estéticas, como las que transmiten las salas del museo Montes, son las que me permiten afirmar por enésima vez que el arte, por su atemporalidad, es superior a la política circunstancial y pasajera. Y si un pueblo cultiva su arte, las nuevas generaciones crecerán en sensibilidad. Y sensibilidad es lo que nos falta en nuestro desarrollo humano.

Finalizando el acto se adelantó que el Gobierno central tiene la firme intención de rescatar otras casas de valor simbólico y patrimonial para devolverlas a la ciudadanía como centros culturales y artísticos. Se citaron casas en Sopocachi y otros barrios paceños como, por ejemplo, la llamada Casa de la Democracia, ubicada en la avenida Uruguay, que presenta en la actualidad una fachada fantasmagórica y decadente.

Ante tal arranque culturalista, que debemos aplaudir más allá de los enconos políticos, podemos sugerir otras posibles intervenciones, porque la ciudad necesita, más que nunca, obras culturales y artísticas. Y quizás la casa que sí tendría un valor superlativo en su rescate sería aquella que se encuentra en la esquina sur de la plaza Murillo al lado de la Asamblea Plurinacional. Verla caerse, envuelta en trapos, junto con construcciones monumentales que allí se levantan, es una muestra de la mezquindad de estos tiempos con el pasado o, simplemente, de falta de sensibilidad.

* Arquitecto.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
9 10 11 12 13 14 15
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia