Columnistas

La música

Deberíamos equipar el Conservatorio de Música con todos los requerimientos técnicos y tecnológicos que necesita.

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

23:28 / 15 de enero de 2020

Escribir sobre música no es algo sencillo por las distintas influencias y estilos que la integran, y porque cada uno contiene diversas expresiones gracias a la cantidad de instrumentos que existen. Lo cual denota que la música no tiene una línea unidimensional. Entre los tipos de más relevantes se encuentran la música clásica, el jazz, la popular y otras tantas; estilos fortuitos y pronosticables cuando son creaciones de gran valor. Es el caso de la música académica, cuyas vertientes lograron composiciones singulares a partir de autores como Wagner, Brahms, Stravinski, entre otros. Sin olvidar a la música veneciana de fines del siglo pasado. Y de igual forma las corrientes de vanguardia, cuyas notaciones musicales, diferenciadas por el uso de distintos instrumentos, también han logrado producir bellas melodías.

La ciudad de La Paz con un Conservatorio de Música (calle Reyes Ortiz) que silenciosamente forma artistas en la música culta y otros estilos, pero aparentemente el inmueble no posee las condiciones apropiadas para un buen aprendizaje profesional. Si bien la pasión existe, se requiere la construcción de un nuevo conservatorio o centro cultural musical que esté bien equipado y que cuente con un auditorio, aulas y espacios de práctica acústicamente bien logrados que permitan definir los sonidos requeridos. Nos referimos a edificaciones destinadas a la enseñanza de música clásica, académica, de vanguardia, contemporánea y demás.

Hasta hace algunos años, en un inmueble de la Av. 6 de Agosto funcionaba un pequeño espacio que formaba parte del Conservatorio. Allí se habilitaron pequeñas salas para la práctica de timbales cuya acústica se alcanzó gracias al uso de paneles (maples). En esas condiciones los jóvenes extraían interesantes percusiones que deleitaban el oído. Este tipo de revestimientos en los muros aún es utilizado en cabinas de grabación, en las que se logra crear la acústica apropiada. Con todo, se debe considerar que si bien la música académica o contemporánea es practicada de esa forma en nuestro medio, lamentablemente no es apreciada en su verdadera dimensión, como sí lo es en otros países, en los que forma parte de la vida de la ciudadanía.

También deseamos referirnos al minimalismo en la música, el cual aparentemente apareció en los años sesenta con propuestas que introducen grandes tensiones para obtener resultados que no dejan de deleitarnos por la singularidad de sus sonidos. Tampoco se debe olvidar la importancia de valorar otros estilos como la nueva simplicidad, con elementos esenciales que demuestran la magia de la música. De igual manera la música folklórica. Bolivia cuenta con una riqueza muy amplia en este género, que es capaz de extraer sonidos melancólicos o de gran efervescencia.

En suma, debiéramos dar mayor importancia no solo a cómo explotar ciertas riquezas que nos da la naturaleza en sus suelos y montañas, sino también la mejor manera de aprovechar el hermoso regalo que de forma innata tienen ciertos bolivianos: el talento musical. Y eso significa pensar en edificar un nuevo conservatorio de música o acondicionar el actual con todos los requerimientos técnicos y tecnológicos que necesita.

* Arquitecta.

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2
3 4 5 6 7 8 9
24 25 26 27 28 29

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia