Columnistas

Los ningunos

Si se excluye la opción de ‘mestizos’, se corre el riesgo de una sobrerrepresentación de ‘indígenas’

La Razón / Pablo Rossell Arce

00:01 / 12 de enero de 2012

Está en preparación el próximo Censo de Población y Vivienda, que se prevé realizar para este año. Seguramente la experiencia de los responsables y la siempre bienvenida coordinación con los organismos regionales de estadísticas lograrán que los resultados del próximo censo tengan la más alta calidad posible. Recordemos que en nuestro país, pese a cualquier tipo de lío político/social, los resultados de los censos nunca han sido cuestionados.

Pero hete aquí que en medio de un contexto alentador, surge la pregunta de la discordia, que es la de la pertenencia a algún pueblo indígena-originario-campesino. Para esta pregunta, existen al menos 36 opciones (una por cada pueblo indígena boliviano); lo cual me parece correctísimo. La autoidentificación precisa con un pueblo indígena para una población mayoritariamente indígena, como la boliviana, es crucial en términos políticos y sociales. No obstante, si usted  (como yo) no pertenece a ningún pueblo indígena, no tiene ninguna opción de autoidentificación. O, para el caso, su opción es “ninguno”.

El problema es que los “ningunos” somos muchos. Uno de los escenarios posibles es que los “ningunos” lleguemos a conformar una colectividad más grande que la de algunos pueblos indígenas cuya población está descendiendo paulatinamente. Para resolver el entuerto, algunos opinan que debería considerarse la opción “mestizo”, que claramente no pertenece a ningún pueblo indígena, pero da la opción de pertenecer a alguna comunidad, por muy etérea que ésta parezca.

Si se excluye la opción de los “mestizos”, se corre el riesgo de una sobrerrepresentación estadística de los “indígenas”, cosa que algunos “mestizos” podrían observar recelosamente como una amenaza.

Pero aquí  surge otro problema: en un país con raíces neocoloniales tan fuertes como el nuestro, y donde (pese al avance de los últimos años) hay tanto por hacer para superar el trauma de la segregación, hay muchos individuos que elegirán autoidentificarse como “mestizos”, pudiendo bien pertenecer a un pueblo indígena concreto.

En ese sentido, la opción “mestizo” bien podría estar maquillando el país con un barniz de homogeneidad cultural que no existe, y puede estar escondiendo una realidad de discriminación que aún pervive en nuestra sociedad. A la larga, muchos podríamos ser mestizos, pero en la práctica habrían mestizos y mestizos... o, para decirlo en otras palabras, habrían muchos verdes, pero unos serán verde claro y otros, verde oscuro.

Otra salida sería la de ceñirnos al artículo 3 de la Constitución Política del Estado e incluir la opción de pertenencia a una “comunidad intercultural” en la pregunta sobre autoidentificación. Aparentemente, se resolverían los problemas de tener tantos “mestizos”, que se segmentarían en las prácticas cotidianas entre mestizos claros y mestizos oscuros. Considero que esta salida crearía algunos problemas metodológicos y muchos problemas políticos: ya imagino que muchos “mestizos” de cepa no querrán dejar de ser tales.

Indudablemente es un problema complejo, que no será resuelto por un columnista en un espacio bisemanal de opinión. Tal vez merezca algún debate especializado en el futuro. Yo, de momento, me pregunto: ¿Qué tan peligrosa puede ser la sobrerrepresentación de los indígenas versus los “ningunos”, los “mestizos” y/o los “interculturales” en las estadísticas censales? Y me respondo cual encuestado: nada peligrosa. Adelante “ningunos”, no tenemos nada que temer.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1 2 3 4
5 6 7 8 9 10 11
12 13 14 15 16 17 18
19 20 21 22 23 24 25
26 27 28 29 30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia