Columnistas

¿La nueva era urbana?

Las grandes urbes son los principales centros del desarrollo económico, tecnológico y empresarial

La Razón (Edición Impresa) / Patricia Vargas

00:00 / 23 de julio de 2015

Sin duda, el escuchar sobre megaciudades nos lleva a imaginar urbes de grandes dimensiones territoriales, con un número excesivo de población. Sin embargo, el hecho de contar mínimamente con 10 millones de habitantes (toda la población de Bolivia) hace que esas ciudades sean algo más que solo aglomeraciones humanas. Un motivo que aún promueve diferentes conceptos sobre sus funciones. Su valor radica en que se han transformado en nodos funcionales de la economía global, y en la mayoría de los casos se han convertido en urbes poderosas, ya que allí se concentra el control de los medios de comunicación y la difusión de mensajes. Esto, sabiendo que la información hoy forma parte de la vida cotidiana de todo ciudadano.

De esa manera, esas grandes ciudades son los centros más importantes del dinamismo económico, tecnológico y empresarial, tanto en sus países como en el sistema global. Son los motores del desarrollo, como es el caso de China, cuya economía depende de lo que hagan sus megaciudades. Tampoco han olvidado que el camino financiero debe estar acompañado de la innovación cultural, y dentro de ella, la arquitectura, que por el impacto  simbólico y visual que logran sus grandes edificios cuentan con talentos internacionales. Asimismo, la investigación es útil para el incremento de riqueza en esas urbes.

Sin embargo, ¿qué ocurre con el habitante? Escritos aseguran que en esas ciudades emergentes los beneficios sociales y la buena remuneración  por el trabajo han elevado la calidad de vida de la población. Una apreciación que no logra convencer a quienes aseveran que no son paraísos terrenales, pues cientos de miles de habitantes siguen luchando por sobrevivir, ya que allí se concentran serios problemas sociales, urbanos y medioambientales, también por la excesiva densidad humana. Esto, independientemente de que hoy son las chimeneas (industrias) más contaminantes del medio ambiente del orbe.

Y en cuanto a lo urbano, ¿qué sucede en las megaciudades? Primero se debe diferenciarlas. Por caso en el Asia, en la zona del delta del río Perla entre Hong Kong, Shenzen y Macao (sur de China), las ciudades crecen 600 km2 por año. Un número 20 veces mayor de lo que crece por ejemplo Ciudad de México. Lo más impresionante es cómo su relevante propuesta urbana está apoyada por la velocidad en que se construyen los grandes edificios; posiblemente en la quinta parte de tiempo que dura en países como el nuestro. 

Así, en los últimos tiempos el progreso en Asia está logrando convertir a sus ciudades en urbes fragmentadas (sur de China), que compiten, se asocian y se conectan con otras constelaciones espaciales discontinuas (trenes bala) por las grandes distancias. Por ello, la definición de megaciudad resulta algo confusa, aunque está claro que el futuro de la humanidad se encuentra en manos de esos “gigantes urbanos”, que comienzan a delinearse como otras formas metropolitanas innovadoras. En este sentido, la nueva era urbana parece mostrar que la riqueza en algunos países se concentra en la ciudad y en la comunicación, apoyada por la industria de las computadoras, tabletas y celulares; siempre renovando ideas y modelos que, por la cantidad y uso universal, engrosan la economía de esas naciones. En el caso de La Paz, éstos últimos se han convertido en la oficina móvil y de contacto de trabajo de cientos de obreros, comerciantes y otros.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia