Columnistas

Un nuevo mesías

El odio ha encontrado un nuevo grupo para su cometido, y busca un líder para sus seguidores.

La Razón (Edición Impresa) / Ignacio Romero

01:57 / 10 de agosto de 2015

Finalizada la Primera Guerra Mundial, Alemania fue obligada a reducir su Ejército, realizar compensaciones monetarias y transferir territorio a los vencedores. En pocos años la crisis económica sacudió a ese país y dejó, a comienzos de la década de 1930, aproximadamente seis millones de desocupados. Por otro lado, desde 1920 una inmigración masiva de judíos polacos llegó a Alemania. Sin trabajo y con problemas para adaptarse al idioma, se convirtieron en el blanco de los insultos xenófobos. Los empresarios judíos también fueron víctimas de una propaganda que los estigmatizó con haberse enriquecido durante la Gran Guerra y los culpó de la derrota alemana. En 1923 el periódico Der Stürmer (El Asaltante) publicó una edición con la frase “Los judíos son nuestra desgracia” en la portada.

Aprovechando el sentimiento antijudío existente en el país, Adolfo Hitler realizó fuertes discursos en contra de este grupo y los responsabilizó por los problemas alemanes. Su controversial oratoria atrajo a miles de individuos desesperados por un cambio. En poco tiempo, un gran porcentaje de alemanes creyó encontrar en Hitler un nuevo mesías. Su ascenso al poder fue rápido y las acciones de su gobierno en contra de judíos no se hicieron esperar, quedando como una cicatriz en la historia mundial.

Dicen que la historia se repite, y actualmente Estados Unidos podría ser un ejemplo de ello. Después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 y la crisis financiera que afectó a gran parte de la población, miles de familias lo perdieron todo y cientos de compañías escaparon a países donde la mano de obra es más barata, dejando la condición laboral de Estados Unidos en un estado crítico.

Esta situación preparó el espacio para un discurso en contra de inmigrantes indocumentados, acusándolos de acaparar los escasos empleos existentes, de no pagar impuestos y de vivir de la ayuda del gobierno. En poco tiempo la propaganda hacia los inmigrantes indocumentados afectó también a inmigrantes latinos con documentos y finalmente a la comunidad latina en general. Según la organización Southern Poverty Law Center, actualmente existen en Estados Unidos más de 780 grupos que tienen al odio como su principal impulsor, y la mayoría de ellos son activamente antiimigrantes y antilatinos.

 En 2008 entrevisté al representante de uno de estos grupos, líder del Ku Klux Klan (KKK). Él dijo: “Los hispanos están destruyendo al país y es necesario proteger a Estados Unidos de los latinos”. Este discurso xenófobo de ciertos grupos radicales también va tomando fuerza con la voz de conocidas personalidades. El excandidato presidencial Pat Buchanan, en su libro titulado Estado de sitio, describe la inmigración de los latinos a Estados Unidos como una “amenaza cultural mortal”. También la afamada comentarista Ann Coulter publicó en junio de 2015 su último trabajo titulado Adiós América, enfatizando que los inmigrantes latinos son más peligrosos que el Estado Islámico. El respaldo popular a estos comentarios se demuestra con el resultado de la última encuesta del periódico USA Today, donde claramente Donald Trump lidera la lista de candidatos republicanos a la presidencia, esto después de ofender a mexicanos e inmigrantes latinoamericanos.

A más de 70 años de la Alemania Nazi, donde la xenofobia pasó rápidamente de insultos a la persecución y luego a 6 millones de judíos asesinados; el odio ha encontrado un nuevo grupo para su cometido, y busca un líder que pretenda ser para los ojos de sus seguidores, un nuevo mesías.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia