Columnistas

¿Es Hillary Clinton la mejor opción?

Los Clinton lograron cambiar la ideología demócrata de la igualdad social a la igualdad de oportunidades.

La Razón (Edición Impresa) / Lourdes Montero

07:01 / 01 de agosto de 2016

Esta semana se formalizó el inicio de campaña presidencial de Estados Unidos, cuando Hillary Clinton fue proclamada candidata en la convención nacional demócrata. Lo primero que pensé es “qué bueno no tener que elegir entre ella y Trump”. Ya que, a pesar de que la elección de Clinton implica un hito histórico por ser la primera mujer candidata demócrata de ese país, no es la figura política que más entusiasmo causa incluso en filas feministas.

Y es que, como lo afirma la comentarista Diana Johnstone, tal vez hay que temer a Hillary tanto como a Donald. La analista afirma que le teme más a “la reina del caos” principalmente porque podría provocar la tercera guerra mundial. Sostiene que Hillary fue responsable de la guerra que hundió a Libia en el caos, un caos que se extiende hacia el resto de África e incluso Europa. Además, Clinton promete apoyar más a Israel contra los palestinos; está totalmente comprometida con la alianza entre Arabia Saudí e Israel que tiene como objetivo fragmentar Siria. Esto aumenta el riesgo de confrontación militar con Rusia y Oriente Medio. Todo esto parece anunciar que un liderazgo de Clinton puede traer tiempos negros para el mundo. En América Latina no podemos olvidar su nefasto papel como secretaria de Estado, proporcionando cobertura diplomática al golpe militar que derrocó al presidente Manuel Zelaya en Honduras.

A su vez, el conocido cineasta Michael Moore considera que “nuestro mayor problema no es Trump. Es Hillary. No es popular, casi un 70% del electorado piensa que no es de fiar y es deshonesta. Representa la vieja política, sin creer en otra cosa que en aquello que le permita salir elegida”. Con una lógica electoral razona: “Hillary no gusta a las mujeres jóvenes ni a los milenials (personas nacidas en el fin del milenio)”.

Por otro lado, es muy discutido el papel de Hillary Clinton en su relación con el mundo de las finanzas. Hay denuncias en torno a que, cuando los Clinton abandonaron la Casa Blanca, pasaron a ser empleados de Wall Street, ya que los banqueros les pagaron millones de dólares por conferencias y aportaron mucho dinero a su candidatura. Sus amistades en el sector bancario les permitieron crear una fundación familiar ahora valorada en 2.000 millones de dólares. Su hija, Chelsea, trabajó para un fondo de inversión antes de casarse con Marc Mezvinsky, quien creó su propio fondo de inversión después de trabajar para Goldman Sachs. Es difícil imaginar que estas relaciones no generen influencia en sus decisiones si llega a la Casa Blanca.

Esta alianza entre Wall Street y los demócratas es posible gracias a que los Clinton lograron cambiar la ideología del Partido Demócrata de la igualdad social a la igualdad de oportunidades. En vez de luchar por las políticas universales que tenían como objetivo incrementar los estándares de vida de la mayoría, los Clinton luchan por los derechos de las mujeres y las minorías a tener éxito individualmente, avanzar en sus carreras y enriquecerse. Así, Hillary Clinton busca persuadir a las mujeres que con esfuerzo propio y ambición no hay límites estructurales que no se puedan vencer y que votar por ella es votar por el símbolo del éxito.

Sin duda el triunfo de Hillary será de gran alegría para las mujeres del mundo por motivos simbólicos, pero dudo mucho que signifique un avance real en la vida de las mujeres americanas. Por supuesto, puesta a competir con Donald Trump seguramente hasta yo saldré a hacer campaña por ella, a pesar de su cuestionable posición política en varios temas. Cómo hubiéramos celebrado si en su lugar estuviera Bernie Sanders.

Etiquetas

Ediciones anteriores

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2 3 4 5 6 7 8
16 17 18 19 20 21 22
23 24 25 26 27 28 29
30 31

Suplementos

Colinas de Santa Rita, Alto Auquisamaña (Zona Sur) - La Paz, Bolivia